01 de agosto de 2019
01.08.2019
Fin a nueve meses de zozobra en el sector asturiano del aluminio

Alcoa ya es de Parter y la plantilla gana dos años: "El contador está otra vez a cero"

"Estamos muy contentos con esta adquisición", sostiene el grupo suizo, que constituye la sociedad Alu Iberia Avl para gestionar la fábrica y se reunirá mañana con los trabajadores

01.08.2019 | 02:44
Rüdiger Terhorst, de Parter Capital Group, y Marc Pereira, de Alcoa, ayer, en la sede del Ministerio de Industria.

Alcoa ya es historia en Avilés. La multinacional estadounidense, que adquirió en 1997 la fábrica de aluminio asturiana, formalizó ayer ante notario la venta de las plantas de Avilés y La Coruña al fondo de inversión suizo Parter Capital Group AG. El complejo de San Balandrán pasa a estar gestionado por la sociedad Alu Iberia Avl y el de La Coruña por Alu Iberia LC. El cierre de la transacción pone el broche, al menos por el momento, a una crisis que se desencadenó en octubre del año pasado -cuando Alcoa anunció el cierre definitivo de sendas factorías- y al principio de acuerdo que ambas partes alcanzaron a mediados del pasado junio, como desveló LA NUEVA ESPAÑA. La continuidad de la actividad en el complejo aluminero está asegurada hasta 2021. Parter Capital mantendrá a toda la plantilla (unos 630 trabajadores, 300 de Avilés) durante un mínimo de dos años, pero sin unos costes eléctricos competitivos (por debajo de los 40 euros el megavatio hora) el rearranque de las cubas en las que se fabrica el aluminio sigue en el aire y con ello buena parte de los puestos de trabajo. Los nuevos inversores visitan hoy la factoría coruñesa y mañana la avilesina.

"Estamos muy contentos con esta adquisición. Junto con los equipos extraordinariamente comprometidos de Avilés y La Coruña, tenemos la intención de construir un futuro positivo y duradero que incluya grandes oportunidades para las plantas en los mercados de aluminio reciclado", declaró una vez cerrada la operación el socio director de Parter, Rüdiger Terhost, que asistió por sorpresa junto a la ministra de Industria en funciones, Reyes Maroto, y al vicepresidente de Energía de Alcoa, Marc Pereira, a la última reunión de la mesa de seguimiento sobre la venta de Alcoa celebrada ayer en Madrid.

La satisfacción es compartida en Pittsburgh, donde Alcoa tiene su sede. "Este es el mejor resultado que podríamos haber esperado y agradecemos al Gobierno central y a los de Asturias y Galicia, así como a los representantes de los trabajadores, su apoyo en todo este proceso. La adquisición de Parter Capital Group de las plantas de Avilés y La Coruña proporciona continuidad en el empleo a los trabajadores y mantiene la actividad industrial en ambas comunidades locales", manifestó a través de un comunicado el vicepresidente ejecutivo de Alcoa. La multinacional estadounidense aportará finalmente más de 85 millones para la reactivación de las series de electrolisis o la reindustrialización de las plantas, más del doble de la suma comprometida en el acuerdo de los despidos.

"Se acabó Alcoa, tenemos un inversor y estaremos al lado de Parter Capital para hablar con ellos sobre todo lo que sea necesario y también para buscar nuevos ámbitos de negocio. Pero también nos tendrán en frente si no se mantiene el empleo más allá de dos años", advirtió el presidente del comité de empresa de Avilés, José Manuel Gómez de la Uz (CC OO) tras la reunión de la comisión.

El portavoz de la plantilla de San Balandrán subrayó que "el contador se pone a cero". La familia aluminera ha ganado dos años pero incide en que para garantizar la continuidad de la actividad y de todo el empleo hay que desatascar el Estatuto para la Industria Electrointensiva. "Para nosotros es muy importante que haya Gobierno (el nuevo marco regulatorio no puede ser aprobado por un Ejecutivo en funciones y sigue en el aire la posibilidad de unas nuevas elecciones). Seguiremos luchando por las fábricas y por la industria", dijo.

"Es un día para la satisfacción y la esperanza", aseveró Maroto, que vinculó a "la unidad de acción" la venta de las plantas de Avilés y La Coruña al fondo Parter, un "inversor con solvencia". La Ministra de Industria en funciones dijo que el cierre de la operación es "un éxito de todos, de los trabajadores, de los responsables de las plantas, de los gobiernos de Asturias y Galicia, del Ministerio de Trabajo, del de Industria" (se refirió directamente al secretario general del ramo, Raúl Blanco). Y aprovechó para hacer un llamamiento "a la responsabilidad de todos los grupos políticos" para que el PSOE pueda asumir el Gobierno para aprobar "leyes importantes para que España siga avanzando". Se refirió, en concreto, al prometido estatuto para el consumidor electrointensivo, clave para abaratar la factura de la luz industrial. "Pronto lo conocerán los sindicatos y todos, pero no se puede aprobar sin Gobierno", dijo Maroto, que visitará la próxima semana las plantas de Alu Iberia.

Ayer se celebró la última reunión de la comisión de seguimiento del proceso de venta de Alcoa y se puso la primera piedra de la que se constituirá para fiscalizar el desembarco y el futuro de Parter. "Se cierra un capítulo pero hay otro pendiente, el de la energía. El Gobierno tiene que conseguir un precio de la electricidad estable y competitivo y cumplir con lo dicho hoy (por ayer), la puesta en marcha de una mesa técnica con Parter, gobiernos y sindicatos para hacer un seguimiento del proceso", apuntó Daniel Cuartas (FICA-UGT), vicepresidente del comité de empresa de Avilés.

"Estamos contentos porque hemos conseguido el objetivo que teníamos marcado desde enero, que Alcoa vendiera las plantas con el cien por ciento del empleo", apuntó el delegado de la USO Alberto Grijalbo. La pelea, añadió, continúa: "Esto no acaba aquí. Necesitamos el Estatuto y confiamos en que haya contrataciones para arrancar las series. Tenemos que apretar a Parter para que las promesas de las inversiones se cumplan para hacer la planta más competitiva".

El Gobierno asturiano celebró la confirmación de la venta. El Consejero de Industria también participó en la reunión celebrada en Madrid. "Este anuncio (el cierre de la venta) garantiza que el Principado conserve una actividad muy importante para la economía y la industria, que aporta el 0,30% del valor añadido y genera cerca de 800 puestos de trabajo directos e inducidos", señaló Enrique Fernández. El Consejero destacó el esfuerzo de mediación realizado por los gobiernos autonómico y central, cuya implicación ha sido a su juicio "fundamental para lograr una solución satisfactoria al difícil escenario abierto tras el anuncio de Alcoa, en octubre de 2018, del cierre de sus factorías de aluminio básico en Avilés y La Coruña".

El Gobierno de Adrián Barbón ofreció su colaboración a Parter Capital "para que el horizonte temporal previsto en los acuerdos se pueda ampliar, con el fin de consolidar el proyecto industrial y los empleos, prioridades sobre las que trabajará partir de ahora".


Monteserín pide reunirse con el inversor: "Hemos conseguido el objetivo"


Las reacciones desde todos los ámbitos no se hicieron esperar. "Hemos conseguido el objetivo que planteamos hace nueve meses: Alcoa no se cierra y se mantiene la actividad y el empleo", destacó la alcaldesa Mariví Monteserín, que ha pedido reunirse con los inversores. Para la regidora socialista "hoy (por ayer) se abre un tiempo nuevo y todos los actores que hemos participado en el proceso tenemos que contribuir a que Parter esté aquí más de dos años y a que su proyecto se consolide". En este sentido, reiteró la necesidad del Estatuto de Electrointensividad y subrayó que el gobierno local se pone "a disposición de los nuevos gestores de la planta avilesina para mostrarles las posibilidades de Avilés como ciudad industrial".

También la Cámara de Comercio de Avilés abre sus puertas al fondo suizo. "La cámara se congratula del buen fin del acuerdo entre Alcoa y Parter, pero insistimos en la necesidad de habilitar una tarifa eléctrica competitiva que es una demanda que mantenemos desde hace años. Por otra parte damos la bienvenida a Parter y nos ponemos a su disposición para cuantas cuestiones pueda precisar para llevar a buen termino ese proyecto", apuntó el presidente cameral, Luis Noguera.

También desde Ciudadanos y el Partido Popular urgieron ese nuevo marco regulatorio para la industria electrointensiva, que en todo caso no podrá aprobarse hasta que se forme gobierno en Madrid. "Esta venta no despeja, ni mucho menos, las amenazas sobre la comarca industrial electrointensiva en la que vivimos. Digamos que hoy hemos salido de la UVI, pero seguimos graves ingresados en el hospital. Todos seguimos esperando por la verdadera solución por parte del Gobierno de Pedro Sánchez, un estatuto para las empresas electrointensivas y un marco de competencia eléctrico del siglo XXI", apuntó la portavoz del grupo municipal de Ciudadanos, Carmen Pérez Soberón.

Álvaro Queipo, diputado del PP en la Junta, incidió en que sin el prometido estatuto "no habrá reactivación de las series de electrolisis ni se podrá cumplir con los márgenes de beneficio que Parter pone como condición para el mantenimiento de los puestos de trabajo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído