02 de agosto de 2019
02.08.2019
Nueva etapa en el complejo aluminero de la comarca

Las plantas de Alu Iberia serán una sola empresa y compartirán equipo directivo

"Hay que encontrar nichos de negocio para mantener toda la plantilla en 2021, incluso sin las series de electrolisis", advierte el comité

02.08.2019 | 02:23
Participantes en la reunión en Industria en la que se dio por cerrada la venta de Alcoa a Parter.

El traspaso de las fábricas de Alcoa de Avilés y La Coruña a la sociedad suiza Parter Capital Group se escenificó ayer con la visita de los directivos del fondo de inversión a la planta gallega. Ni 24 horas transcurrieron entre la formalización de la venta ante notario hasta que Rüdiger Terhorst, socio director de Parter, se dirigió a los trabajadores del complejo coruñés. Hoy hará lo propio en la de Avilés ante una plantilla que aguarda expectante y desconfiada por el devenir de la operación. Mientras, empiezan a trascender detalles sobre la organización de sendos complejos. Fuentes sindicales sostienen que será una misma empresa la que gestione las dos fábricas (Alu Iberia Avl y Alu Iberia LC) y bajo una misma dirección. Otras fuentes añadieron que ese equipo directivo se dará a conocer hoy mismo.

La visita de directivos de Parter, ayer, al complejo coruñés fue "muy protocolaria". "Ayer (por el miércoles) fue un día para estar contentos, hoy (por ayer) ya es un día para trabajar. Hay que valorar que el nuevo inversor esté aquí al día siguiente (de la compra), reuniéndose ya con la plantilla y dando un mensaje de que hay que trabajar", apuntó el presidente del comité de la planta de A Grela, Juan Carlos Corbacho.

Rüdiger Terhorst y su séquito presentaron su plan industrial, que pasa por potenciar la fundición y la torre de pasta, y atendieron a las preguntas de la plantilla. "Nos queda mucho trabajo por hacer. Es muy precipitado sacar ahora conclusiones. Hay que valorar esta oportunidad y sacar esto adelante. Tenemos por delante un trabajo muy importante, tanto como el que realizamos estos meses para conseguir este nuevo escenario", apuntó Corbacho.

Los directivos de Parter se reunirán hoy en varios turnos con la plantilla de Alu Iberia Avl. "Lo que espero de mañana (por hoy) es que sean capaces de transmitir a los trabajadores que si su negocio sale bien puede tener cabida el 100 por cien de la plantilla", apuntó el presidente del comité de empresa de la ya exfábrica de Alcoa en Avilés, José Manuel Gómez de la Uz.

El sindicalista incidió en que "es muy importante encontrar nichos de negocio para poder mantener el cien por ciento de la planilla, incluso si no pudiéramos arrancar las series de electrolisis en el plazo de dos años" (Parter se comprometió a reactivar las cubas, que permanecen paradas desde febrero, si el precio de la luz baja de 40 euros el megavatio-hora).

El consejero de Industria del Principado, Enrique Fernández, fue más allá. "No solo hay que aspirar a mantener estos empleos sino también hay que buscar nuevas líneas de negocio dentro del aluminio que permitan consolidar y ampliar la plantilla. Es la tarea en la que estamos desde hoy mismo", dijo a preguntas de los periodistas en los cursos de verano de La Granda. Sobre la desconfianza que despertó la venta de Alcoa a un fondo, en vez de a un grupo industrial, apuntó que hay que "apartarse de este temor que puede ser paralizante" y "ver el reto, la oportunidad".

La producción de aluminio en la fábrica de San Balandrán no se retomará, en el mejor de los casos, hasta el segundo semestre del año que viene. El nuevo inversor se centrará en el aluminio secundario, mediante la fundición de chatarra. En la actualidad trabajan en la fundición de Avilés unas 90 personas. Como adelantó este periódico, el foco está en los mercados de aluminio secundario para los sectores de la construcción, la automoción y el aeroespacial, que según Parter está teniendo "un fuerte crecimiento en Europa y el norte de España". Con su proveedor de chatarra (la empresa alemana Scholz Recycling Group), Alu Iberia aspira a convertirse en líder en este mercado.

Los planes del fondo suizo pasan porque "un aprovechamiento inteligente del negocio de aluminio secundario hará posible un futuro estable, incluso si no llegara a reactivarse el primario". Para abordar este nuevo mercado, tiene entre manos un programa intensivo de formación a nivel nacional e internacional para dotar a un máximo de 180 trabajadores de las competencias necesarias.

El proyecto de los nuevos propietarios de la aluminera pasa por crecer invirtiendo 20 millones por planta en la modernización de los equipos actuales y en la adquisición de otros nuevos y por obtener aleaciones de alta calidad a partir de material reciclado sin necesidad de utilizar un gran volumen de aluminio primario para ajustar la calidad. La reactivación de las cubas será otra historia. La práctica totalidad de la alúmina que las alimenta ya ha ido saliendo en camiones de Avilés hacia la ya única fábrica que conserva Alcoa en España, la lucense de San Ciprián.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído