04 de agosto de 2019
04.08.2019
GOZÓN

Los jóvenes cuidan la tradición ganadera

"Los chavales que se crían entre vacas llevan en la sangre querer formar parte de esto", reafirman los veteranos del certamen de Manzaneda

04.08.2019 | 01:20
Luis López con "Artillero", ganador de la categoría de toros de más de 36 meses.

Al concurso de ganado de Manzaneda acudieron ganaderos veteranos, los que participan en este tipo de eventos desde hace años, y también algunos de los que se van introduciendo en el sector. Los jóvenes se hacen poco a poco un hueco en el mundo del ganado y trabajan para que no se pierda la tradición. "Los chavales que crecen entre vacas y se crían con ellas, llevan en la sangre querer formar parte de esto. No quieren que esto se acabe por que no haya un relevo generacional", explica Mariamor Rodríguez, de la ganadería Blanco Rodríguez.

El certamen, que comenzó a las cinco de la tarde y finalizó a las ocho, dividió en dos categorías las vacas asturianas a concurso: tipo normal y tipo culón. En cada una de estas categorías hubo becerros, toros, terneras, novillos y vacas grandes. Los dos grupos contaron con catorce secciones divididas por edades.

Cada uno de los ganaderos presentó a sus animales en el cercado preparado para ello y posaron ante la mirada del jurado, que prestó mucha atención a la postura y al cuerpo de la vaca. "Tiene mucha amplitud, además de un hueso fino y limpio", destacaron de "Artillero", toro de Luis López Fernández, ganador de la categoría de toros de más de 36 meses. "Tienen muy en cuenta la cabeza, la capa y el tamaño", comenta el ganadero Manuel Gutiérrez. "Es muy importante que el animal sepa desfilar y tenga un buen manejo", añade Gutiérrez.

La ganadera Mariamor Rodríguez destaca que "es imprescindible que la vaca tenga un buen color. Normalmente, el mejor es el marrón claro aunque estoy viendo animales con un tono más oscuro", señala.

La preparación de estos animales es un trabajo diario al que se le pone mucho empeño. "Las vacas que preparamos para el concurso, en este caso ocho cabezas, tienen un cuidado aparte. Mimamos mucho su alimentación y es aparte a la del resto del ganado que tenemos", sostiene la ganadera de Blanco Rodríguez. También, en los días previos el cepillado es clave y aumentamos la cantidad de pienso que les damos", comenta Gutiérrez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído