07 de agosto de 2019
07.08.2019

Lolita, entregada a "La fuerza del cariño"

El nuevo estreno de Magüi Mira convoca en Avilés a la actriz, al diseñador Lorenzo Caprile y al escenógrafo Curt Allen Wilmer

07.08.2019 | 02:49

Avilés da suerte a los teatreros. "Yo me formé como actriz aquí", reconoce Magüi Mira, que, en esta ocasión, se presenta en su segunda encarnadura: la de directora de "La fuerza del cariño", el drama de James L. Brooks y Dan Gordon cuyo estreno nacional acoge este viernes el teatro Palacio Valdés (21.00 horas). "Ando por Avilés desde el domingo, los actores llegaron esta mañana (por la de ayer)", apunta la directora de la función. De hecho, Lolita y Antonio Hortelano se pasearon ayer por el Parche, tomaron el vermú en la terraza de un bar de la plaza de España, se dejaron fotografiar por la afición -sobremanera, la actriz madrileña- y causaron expectación, que se sumó a la que generó la Ministra de Industria en funciones, Reyes Maroto, y su séquito, que ayer estuvo en Avilés en compañía del presidente del Principado, Adrián Barbón, los dos para hablar con el comité de empresa de Alu Iberia. "¿Quién viene?", se escuchó en los corrillos que se formaron pasadas las dos de la tarde de ayer, cuando el sol pegaba con inclemencia antes de la lluvia.

"La última semana frenética antes del estreno nacional la volvemos a pasar aquí. Y es mejor", admite Mira, la última galardonada con el prestigioso premio "Valle-Inclán", una de las grandes de la escena nacional: sobre las tablas y entre cajas.

Magüi Mira siente un cariño innegable por la villa. La última vez que estrenó fue como actriz ("La culpa"), antes lo había hecho con "La velocidad del otoño". Esta última, con Lola Herrera. Las dos, entonces, fueron recibidas por la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, y ambas firmaron en el libro de honor de la ciudad. "He llamado a Lolita para que esté en 'La fuerza del cariño', también a Lorenzo Caprile, para que se encargue del diseño de vestuario. Y a Curt Allen Wilmer para que haga la escenografía. Todos se han volcado con el proyecto que estrenamos el viernes", explica la actriz.

El modista madrileño Lorenzo Caprile, ataviado con bermudas y armado de un cono de helado, se paseó por el centro de la ciudad de Avilés acompañado por su colaboradora Anaïs Zebrowski. Los dos se encontraron con Lolita y con Antonio Hortelano, otro de los intérpretes de "La fuerza del cariño", en las escaleras de acceso al aparcamiento. Ahí dividieron sus caminos. Pero la compañía está desperdigada por Avilés. El premiadísimo escenógrafo Curt Allen Wilmer, el mismo creador del decorado del espectáculo "Lehman Brothers", de Sergio Peris-Mencheta.

La actriz madrileña debutó en el teatro con "Ana en el trópico", después vino el monólogo "La plaza del Diamante" y, el año pasado, "Fedra", en el escenario del Centro Niemeyer: mujeres poderosas, como la Aurora de "La fuerza del cariño", el espectáculo que abre las Jornadas de Agosto en el Palacio Valdés, un ciclo como los de antes: concentración de funciones en muy pocas fechas, el trampolín para lo que se hará grande la próxima temporada.

La actriz que ayer lucía un jersey verde y un vestido estampado de moda, da vida en "La fuerza del cariño" a Aurora, una madre protectora y viuda que se enfrenta a su madurez y a los reveses de la vida con sentido del humor e ironía. Junto a ella están Luis Mottola, que interpreta a Garret, el seductor vecino de Aurora, y Marta Guerras, que es Emma, la hija díscola y rebelde, origen de sus desvelos, mientras que Antonio Hortelano es Flap, el marido de Emma, un astronauta excéntrico y mujeriego.

"Faltan los detalles, pero son los más necesarios: el diseño de luces", cuenta Mira, la responsable de un espectáculo que lleva a las tablas una de las historias más aplaudidas de los ochenta, aquella en la que Shirley Mclaine, Jack Nicholson y Debra Winger, una producción de James L. Brooks antes de aventurarse en la serie de "Los Simpson".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído