09 de agosto de 2019
09.08.2019

Fernando Suárez lamenta la escasez de convenios laborales internacionales

El académico de Ciencias Morales y Políticas repasó en La Granda la labor centenaria de la Organización Internacional del Trabajo

09.08.2019 | 03:03
Fernando Suárez, en una de las charlas de ayer.

"La Organización Internacional del Trabajo (OIT) es una de las herencias que nos dejó el Tratado de Versalles. Sobrevivió a la Sociedad de Naciones, fue la primera agencia en formar parte de las Naciones Unidas en 1946, y aún funciona a día de hoy", explicó Fernando Suárez, miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y encargado de cerrar la jornada de ayer con una ponencia sobre el organismo mundial.

Desde su creación, la OIT ha promovido centenares de convenios internacionales para asegurar la defensa de los trabajadores, logrando aprobar la jornada laboral de ocho horas, las vacaciones pagadas, la seguridad social...Pero en la actualidad, Suárez ve en el organismo una pérdida de entusiasmo. "En este momento hay una cierta crisis. Hace mucho tiempo que no hay un convenio internacional nuevo. Se aprecia un cierto decaimiento porque se desconoce cómo proteger adecuadamente a los trabajadores de la competencia comercial. Solo se habla de flexibilidad laboral", explicó el ponente, quien señala al neoliberalismo como el culpable del desprestigio del derecho y protección de los trabajadores en su lugar de empleo.

Regular las relaciones en el ámbito laboral es "imprescindible", desde el punto de vista de Suárez, para asegurar el sostenimiento de una paz universal. "Sin justicia social no se puede asegurar una buena relación entre los países. La rivalidad entre las potencias genera una necesidad de poner en práctica condiciones de trabajo peores para lograr una mejor competencia. Es es un claro ejemplo de injusticia en el mercado internacional", aseguró. Como modelo de condiciones infrahumanas nombró a China, país sobre el que ha sido puesto el foco en varias ocasiones por posibles abusos en la jornada laboral de sus trabajadores. "No se puede pretender que se fabriquen zapatos en Elda si China produce una copia del mismo modelo con salarios de hambre, que conducen a la precarización laboral", continuó el político.

La solución a estos desequilibrios está, de acuerdo con las palabras de Suárez, en las medidas impuestas por la Organización Internacional del Trabajo formada, en la actualidad, por 187 estados miembros. "Debe exigir un mínimo decoroso para que la competencia entre países sea decente", señaló el político. El organismo internacional es la única agencia "tripartita" de las Naciones Unidas. Asegura el mismo derecho a voto para sus integrantes: trabajadores, empleadores y gobiernos. A su mando se encuentra el británico Guy Ryder, tras su reelección en 2016 por cinco años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook