10 de agosto de 2019
10.08.2019

La familia del agredido en El Cruce todavía no ha denunciado los hechos

10.08.2019 | 01:30

"En lo único que pensamos es en la recuperación de su salud. Todavía no nos hemos planteado denunciar". La familia de Julio F. J., el hombre que presuntamente fue agredido por varias personas en El Cruce (Llaranes) la madrugada del 17 de julio, sigue con el corazón en un puño. La víctima sigue ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) en estado crítico y, de momento, no hay síntomas de mejoría. "La situación sigue igual que hace una semana. Confiamos en que Dios nos ayude", relatan.

Según el relato de un testigo, la agresión a Julio F. J. se fraguó en un bar del Cruce la noche del 16 de julio. Sobre las 22.30 horas, la víctima discutió con un hombre en un bar de la zona. "Empezaron a meterse el uno con el otro por temas de raza", relató este periódico una persona que presenció los hechos. Fue entonces cuando L. B. y su hijo, L. P. B., intermediaron en la disputa y pegaron un sopapo a la víctima. Unas horas más tarde, ya en la madrugada del día 17, trabajadores de la zona vieron cómo un grupo de entre seis o siete personas tenían rodeado al afectado en un garaje. "Se escuchó un golpe fortísimo. Todos echaron a correr y Julio se quedó tendido en el suelo. Sangraba muchísimo y tenía los ojos en blanco", relata una de las personas que auxilió a la víctima hasta la llegada de los servicios de emergencia, que trasladaron al herido al hospital.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook