16 de agosto de 2019
16.08.2019

Los detenidos en Llaranes abastecían de droga el parque de La Algodonera, en Gijón

La redada de Avilés completa una operación que comenzó en el barrio de La Calzada l La Policía se incauta de 97.000 euros y armas ilegales

16.08.2019 | 01:07
Los detenidos en Llaranes abastecían de droga el parque de La Algodonera, en Gijón

En el parque de La Algodonera, en el gijonés barrio de La Calzada, los camellos campaban a sus anchas. Tanto que despertaron sospecha de los agentes de la Policía Nacional esta pasada primavera. Entonces fue cuando se inició la "Operación Algodón", la que, con dos partes, concluyó hace una semana: doce vendedores acabaron con las manos engrilletadas y uno de ellos en prisión. Estos últimos eran vecinos de La Reguera, un barrio avilesino que está a dos pasos de Llaranes Viejo. Así los agentes dan por finiquitada la "central de compras" del menudeo en el barrio gijonés y de otras zonas de "toda Asturias", según el relato oficial. Esta "central de compras", según la Policía Nacional, estaba abierta todos los días del años, las 24 de horas del día.

Los agentes intervinieron también 900 gramos de estupefacientes -cocaína, heroína y hachís, mayormente-, un kilo de sustancia para adulterar la droga y varias básculas de precisión. En el auto de prisión de J. H. C., el juez gijonés encargado del caso señala que la droga incautada es "escasa".

Pero el fruto de la operación no queda en esto: en los diez registros (entre Avilés y Gijón) los policías intervinieron 97.000 euros. Y en cuanto a armas: una de fuego con munición real, cinco pistolas simuladas, un táser (pistola eléctrica), pero también otras armas blancas: machetes, un hacha, un puño americano y cuatro tirachinas preparados para lanzar bolas de acero.

Con el cierre de la operación, dice la Policía, "se ha logrado desmantelar un activo punto de venta de droga 'al menudeo' situado en un parque de Gijón y un clan familiar, asentado en Avilés, que abastecía de heroína a proveedores de toda Asturias".

La investigación se inició el pasado mes de abril. Los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de un punto de venta de droga "al menudeo" en La Algodonera, en Gijón, lugar donde se distribuían sustancias estupefacientes de forma habitual. Tanto que el verano pasado los agentes detuvieron a un camello que operaba subido en una bicicleta. Tras controlar el parque, los agentes dieron un paso adelante: averiguar los canales de los que se servían los detenidos para vender los estupefacientes.

Los policías constataron la presencia de vendedores de cocaína y heroína, por lo que las pesquisas se centraron en averiguar los canales de aprovisionamiento de los que se servían para conseguir las sustancias. Según los primeros indicios, el lío de la madeja comenzó a aclararse gracias a un testimonio recogido tras otra detención. De esta manera, "tras cuatro meses de investigación, los policías descubrieron que existían dos vías diferenciadas para abastecerse de cocaína y heroína, sustancias que posteriormente vendían en dosis y papelinas en el parque".

Dos proveedores que residían en Gijón vendían cocaína, la heroína se conseguía a través de los contactos mantenidos con una familia de Avilés: ellos eran los encargados de la adquisición y venta de esta sustancia en toda la región.

En una primera fase, a finales de julio, los agentes detuvieron seis personas en Gijón y se registraron cuatro viviendas en los barrios de La Calzada y Roces. En esa primera operación, los agentes hallaron 850 gramos de cocaína, siete balanzas de precisión, cuatro pistolas detonadoras, dos pistolas eléctricas, dos tirachinas profesionales modificados y varias armas blancas. La mayor parte del dinero incautado, más de 50.000 euros, fue localizado en huecos de la cocina de un piso de Roces que pertenecía a uno de los cabecilla.

La segunda fase de este operativo, dirigida contra la vía de distribución de heroína, tuvo lugar la pasada semana en La Reguera. Los GEO participaron en ella dado, dice el relato oficial, "la complejidad de la zona, la orografía del terreno en el que habitaban, la disposición de sus viviendas -que contaban con pasillos internos y escaleras que comunicaban varias viviendas-, así como la peligrosidad de las personas investigadas".

La Policía explica que los agentes registraron en La Reguera seis viviendas intercomunicadas entre sí y localizaron casi 47.000 euros, un arma de fuego y munición real, un pistola simulada, dos armas eléctricas, una treintena de armas blancas (navajas de grandes dimensiones y puñales) y pequeñas cantidades de heroína y hachís. "A los arrestados también se les incautaron ocho vehículos, cinco de ellos de alta gama, que utilizaban para desplazarse en el desarrollo de su actividad ilegal y que, presuntamente, eran fruto de las ganancias obtenidas con la distribución de la sustancia estupefaciente", subraya el relato oficial.

La mayor parte de los detenidos en esta operación, once hombres y una mujer, tiene antecedentes por delitos contra la salud pública y ya habían sido detenidos en los últimos años por tráfico de drogas. Los agentes destacaron "las complejas medidas de seguridad" con que se sorprendió a los detenidos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído