22 de agosto de 2019
22.08.2019

Óleos con sabor a salitre

José Luis Cerra expone en el Valdecarzana hasta el día 6 de septiembre: "Me siento cómodo pintando el mar, que me obliga a seguir indagando en él"

22.08.2019 | 01:38
José Luis Cerra, ante una de sus obras, que lleva por título "Borrasca".

José Luis Cerra Wollstein ama el mar. Y por eso lo pinta. Genera matices en sus obras que transmiten la serenidad y la bravura del agua. "Me siento cómodo pintando el mar, que me obliga a seguir indagando en él", afirma el artista, madrileño de nacimiento y naviego de Puerto de Vega desde que tenía 13 años. Expone desde ayer en el céntrico palacio de Valdecarzana la muestra "La mar consciente", que podrá verse hasta el próximo 6 de septiembre.

La muestra está compuesta por veinticinco piezas. La mayoría son óleos, aunque también cuenta con tres acuarelas. "Entre el 75 y el 80 por ciento de mi obra está relacionado con el mar", señala el artista plástico, que pinta el Cantábrico de Frejulfe, el Atlántico que baña el sur de Portugal, el mar Báltico de Finlandia y el Mediterráneo levantino. Los trabajos que se pueden ver en el palacio de Valdecarzana se corresponden con las obras pintadas por Cerra Wollstein en sus últimos cinco años. "Hay algunas que no he traído, porque pasado el tiempo, ya no me convencen", señala el artista plástico, que afirma que se dedica a la pintura de doce a quince horas a la semana y que el número de obras finalizadas se ha ralentizado en el último año y medio por el nacimiento de su hija Martina.

Cerra Wollstein pinta en su estudio ubicado en Oviedo. Antes de elegir pincel y lienzo, toma de treina a cuarenta fotografías del pedazo de mar que quiere retratar. "Suelo, además, tomar una serie de notas sobre los colores que en ese momento tiene la mar y quiero transmitir", apunta el artista que lleva algo más de dos décadas dedicándose a la pintura.

Para José Luis Cerra Wollstein, la mar siempre le ha dejado su impronta, que el ahora devuelve con la colección de cuadros de "La mar consciente". Siempre ha admirado el océano para nadar, para hacer surf, para relajarse y también para pintar y dar detalles de las olas y rocas bañadas en diversos tipos de mares que confluyen hasta el día 6 de septiembre en el Valdecarzana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook