28 de agosto de 2019
28.08.2019

Trabajadores de Daorje se encierran "hasta que haya un plan para la gente de baterías"

El apagado de la coquería será progresivo: comienza el lunes y durante 15 días del próximo mes solo afectará a la mitad de la instalación

28.08.2019 | 01:27
Trabajadores de Daorje, ayer, encerrados en las oficinas de obra de la empresa, en el interior de Arcelor.

Una quincena de trabajadores de la empresa Daorje -la principal de entre las auxiliares de Arcelor- se encerró ayer por la mañana en las oficinas de obra de la compañía que preside Miguel Zorita y da empleo a dos centenares de personas en las baterías de coque de Avilés, que dejarán de producir el próximo 1 de octubre después de más de medio siglo marcando el latido económico en la comarca de Avilés.

"No nos vamos hata que haya un plan para la gente de baterías. Esto es una asamblea permanente: la empresa sabe dónde estamos, tiene que negociar qué piensa hacer con nuestros compañeros. Llevamos más de dos años reclamando que den un paso adelante", apuntó Vicente Núñez, el presidente del comité de la auxiliar en la fábrica de Arcelor en Avilés.

Se da la circunstancia, denuncia Núñez, de que "el próximo lunes comienza el proceso de apagado de la baterías". De hecho, este próximo lunes comienzan las maniobras de apagado. El plan es que en la primera quincena se proceda sobre las baterías número 5 a 8. La coquería de Avilés tiene en el momento presente ocho baterías destilando carbón cada día (no siempre fue así). A partir del día 17, las que se apagarán son desde la 1 a la 4. Y es que la instalación divide su producción en dos secciones casi perfectas. De materializarse este plan, supondría que la instalación rebajaría a la mitad la producción de carbón coque, que es el principal combustible de los hornos altos de la planta.

"Nuestros compañeros en baterías son doscientos, pero la industria auxiliar tiene destinados allí ciento y pico personas más. La empresa tiene que hacer una cosa: decirnos qué ha decidido sobre el excedente, sobre los que no tendrán tarea a partir del 1 de octubre. Cuántos traslada a otros tajos, cuántos se van a Veriña, cuántos se quedan para la recuperación de los suelos. Son muchas preguntas, pero es que el presidente de nuestra empresa, el dueño de la compañía, no se ha dignado a reunirse conmigo nunca. Para él lo que sucede en Daorje es nada", lamentó Núñez.

El resto de las auxiliares que trabajan en Arcelor quieren una respuesta clara sobre su futuro. Arcelor no se lo ha dado y, en consecuencia, las empresas tampoco lo han transmitido a sus hombres en nómina. La advertencia está lanzada: el apagado de las instalaciones de la coquería dejará a la comarca con, al menos, cuatrocientas personas fuera de Avilés. "No hablo de paro: digo que el trabajo se va fuera", señaló en su momento José Manuel Baltar, secretario comarcal de Comisiones Obreras. Los empleados de Arcelor en la coquería avilesina saben qué va a ser de ellos (una docena, de hecho, ya está en Veriña). "¿Y los nuestros?", se pregunta Núñez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook