04 de septiembre de 2019
04.09.2019

Los ovetenses que vendieron la bengala que mató a la bailarina no la fabricaron

"Somos intermediarios", dice la empresa, que apunta a un defecto del proyectil o a su mala manipulación como causas del suceso

04.09.2019 | 03:27

"Somos meros intermediarios. Nosotros sólo vendimos la fuente pirotécnica". La empresa con sede en Olloniego (Oviedo) Pirotecnia Devita, que vendió a la orquesta cántabra "Super Hollywood" el material pirotécnico que, tras una explosión, acabó con la vida de la bailarina Joana Sainz durante una actuación en Las Berlanas (Ávila) en la madrugada del 1 de agosto, asegura no tener ninguna relación con el fatal suceso. Pese a que destacan que, para esclarecer los hechos, será vital la investigación de la Guardia Civil, apuntan a dos posibles factores como causa del fatal accidente: "Un fallo en la fabricación y/o un error de manipulación".

Según el gerente de la empresa, Luis Álvarez, la fuente pirotécnica que ocasionó el fallecimiento de Sainz es un artefacto "similar a las bengalas que se ponen en las tartas, pero del tamaño de un vaso de tubo". "Tiene un funcionamiento bastante sencillo y puede ser manipulado por cualquier persona mayor de edad", explica sobre el artificio, que tiene un precio unitario que ronda los 15 euros y que la orquesta "Super Hollywood" viene utilizando desde hace años. "Nos habían encargado 100 como el que estalló", relata.

Por su experiencia, Álvarez cree que detrás del trágico suceso puede haber dos desencadenantes: por un lado un defecto en la fabricación del material que ellos compran a la empresa tarraconense Estalella quien, a su vez, lo importa desde china. "Son productos homologados por la Unión Europea. Aun así, parece evidente que si estalló es porque tenía algún fallo", explica.

Otro de los factores que podría haber influido según Álvarez es la colocación de la fuente pirotécnica. "Según se ha comentado, la bailarina falleció por el impacto de unas esquirlas metálicas. Este tipo de artificios van recubiertos de cartón, por lo que puede que los miembros de la orquesta lo hubiesen dispuesto en algún soporte metálico que saliese despedido con la explosión", apunta sobre una posible hipótesis; aunque, no obstante, remarca que "lo realmente importante será conocer el resultado de las investigaciones".

La muerte de Sainz, cántabra de 30 años, causó gran pesar en el seno de la Banda de Música de Avilés. La bailarina era pareja del exdirector de la formación, Daniel Santos, y guardaba gran relación con ellos. Incluso había acompañado a los músicos bailado un pasodoble en El Parche en 2015. "Estamos rotos de dolor", aseguraron desde la centenaria entidad avilesina. Desde Pirotecnia Devita también se han sumado a los mensajes de ánimo para la familia de la difunta. "Todavía estamos en shock. No podemos explicarnos cómo ha sucedido", lamentan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído