10 de septiembre de 2019
10.09.2019

Crece la inquietud de la plantilla de baterías por la incertidumbre sobre su destino laboral

Los trabajadores de Arcelor aún no saben a ciencia cierta si irán al ERE en tanto se les comunican los traslados, que siguen sin estar decididos

10.09.2019 | 01:22

El calendario sigue descontando días a la vida útil de las baterías de coque de Avilés -que dejarán de producir el 1 de octubre- y los trabajadores de las mismas, tanto los pertenecientes a la plantilla de Arcelor como los de las empresas auxiliares, se debaten en la incertidumbre que les genera la falta de información sobre su futuro laboral a corto plazo.

Hoy mismo comenzará el apagado de la batería número 7 (durante la semana pasada se apagó la 8) y la principal firma auxiliar, Daorje, ya ha comunicado al comité de empresa que "sobran trabajadores". Esto es consecuencia de la reducción de la carga de trabajo: a menos baterías funcionando, menos manos son necesarias para atenderlas. Lo que sin embargo no se ha aclarado aún es a dónde van a ser recolocados los "sobrantes", si alguno de ellos tendrá que irse para casa o si la recolocación de los excedentes auxiliares de las baterías tendrá consecuencias en otros talleres en forma de rescisiones de contratos. Todo está en el aire.

Igualmente, la plantilla de Arcelor que trabaja en las baterías de coque espera noticias de su destino. Por el momento, estos obreros solo saben que han de realizar un reconocimiento médico y coger todos los días que tengan pendientes. Eso y esperar que les llegue una carta donde se les comunicará su nuevo destino. En medios laborales hay temor a que Arcelor aplique un expediente de regulación de empleo (ERE) a todos o parte de esos trabajadores habida cuenta de que las baterías de Gijón, a las que teóricamente serán asignados los empleados de las de Avilés, aún no están en condiciones de arrancar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído