11 de septiembre de 2019
11.09.2019

El dueño de la granja de La Menudera acepta seis meses de cárcel por maltrato animal

El hombre alega que no tenía medios para hacerse cargo de los animales y reconoce el delito con el agravante de resultado de muerte

11.09.2019 | 11:37
El estado en el que estaba la cuadra en la que se encontraban las vacas de La Menudera en verano de 2018.

El dueño de la granja de La Menudera, en Cancienes, ha aceptado una pena de seis meses de cárcel y cuatro años de inhabilitación para tenencia de animales, por un delito de maltrato animal con resultado de muerte de un toro y un cachorro de perro. La asociación Anadel se personó en la causa como acusación después de haber descubierto las condiciones de insalubridad en la que se encontraban alrededor de un centenar de animales de la granja corverana. Las dos partes llegaron esta mañana a un acuerdo antes de que se celebrara el juicio rápido que estaba previsto en los Juzgados de Avilés.

El hombre reconoció el delito de maltrato animal con resultado de muerte -un toro se encontraba muerto cuando Anadel y el Seprona llegaron a la granja en agosto del año pasado y un cachorro de perro murió al día siguiente de ser rescatado de la finca- y explicó que no tiene medios para hacerse cargo de los animales. Después de ir sacando poco a poco a los perros y caballos -las vacas que había en el terreno fueron sacrificadas en un matadero- ahora solo quedan en la granja una perra y las aves de corral, que saldrán de allí en las próximas horas.

Desde Anadel lamentan una vez más la "desidia" de la administración a la hora de actuar en este tipo de casos, tanto en lo que se refiere a los animales como a la situación en la que vivía el acusado. Y es que al dueño de la granja se le instó también desde el Principado a que arreglara el establo en el que se encontraba las vacas ya que corría peligro de derrumbarse, una obra que ya está en marcha.

Al tratarse de una pena menor a dos años de cárcel, el hombre, de 72 años, no tendrá que ingresar en prisión y, además, al tratarse de una conciliación en la que reconoce los cargos, la pena se reduce un tercio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook