13 de septiembre de 2019
13.09.2019

"Los patronos eran negligentes y vagos", critica el acusado José Luis Rebollo

13.09.2019 | 01:23

El letrado de Grueso reiteró que no hubo perjuicio económico para la Fundación del Niemeyer por los errores en la contabilidad y que en 2009 se regularizó la situación. "En 2010 se produce un error contable, no una trama de altas finanzas. Todo el cierre de 2010 lo hizo la empresa del señor José Luis Rebollo, que tiene acreditado su esfuerzo por aclarar los desajustes", apuntó Fernando Burgos.

José Luis Rebollo, el exsecretario de la Fundación del Niemeyer y que se representa a sí mismo en el procedimiento, subrayó que "se hicieron las cosas bien" por parte de su despacho, que informó de todo al patronato y que pidió a sus miembros de forma reiterada la puesta en marcha de una comisión ejecutiva para controlar la administración del Niemeyer. "Los patronos eran negligentes y vagos, por eso no se hizo la comisión", espetó al tribunal para, a continuación, atribuir "el desorden contable a la señora Mochales" (la encargada de la contabilidad del Niemeyer en los primeros años). De haber un autor en el "Caso Niemeyer", "que no lo hay, debería ser la presidenta del patronato", dijo el letrado. El fiscal considera que Rebollo "trató de encubrir" las cuentas de la entidad, que no se correspondían con su imagen fiel, y "colaboró con la gestión de Natalio Grueso".

Antonio Pineda, representante del exagente de viajes de El Corte Inglés José María Vigil, subrayó que su representado "no se ha metido un duro en el bolso". Vinculó los errores de facturación a la "complejidad del sistema de facturación" de la empresa e incidió en que si hubo cambios de nombres en los cargos de algunos servicios del Niemeyer fue por petición de la Fundación, algo "habitual" por parte de las empresas. "No se sostienen las acusaciones", subrayó Pineda.

Lo mismo defendió el letrado José Luis González Armengol, que representa a Viajes El Corte Inglés como responsable civil subsidiario (la Fundación reclama 1,1 millones de euros). Tras casi ocho horas de sesión, el juicio del "Caso Niemeyer" quedó visto para sentencia. Ninguno de los acusados ejerció el derecho a la última palabra.

Viene de la página anterior

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook