14 de septiembre de 2019
14.09.2019

El Ferrera estrena una zona de diseño para eventos y deja en el aire su ampliación

La sociedad sopesa centrarse en la rehabilitación del palacio de Los Alas para hacer apartamentos turísticos por las trabas para el proyecto del Parche

14.09.2019 | 02:06
Ambiente el pasado jueves en el "bosque urbano" del Palacio de Ferrera.

El Palacio de Ferrera despide el verano de estreno. El único hotel de cinco estrellas de la ciudad acaba de inaugurar un nuevo espacio abierto al público, un "bosque urbano" de mil metros cuadrados de superficie concebido para la organización de eventos sociales y empresariales. El proyecto paisajístico lleva la firma de Anja Konrad y en el espacio polivalente, equipado con iluminación y sonido, cobra protagonismo un mural de treinta metros cuadrados del artista avilesino Ramón Rodríguez. "El 'bosque urbano' tendrá su máximo esplendor en la próxima primavera, cuando las especies arbóreas y plantas ornamentales estén en plena floración", destacó Olga García, consejera de la Sociedad Palacio de los Alas y propietaria de la Sociedad Hotel Palacio Ferrera.

La ampliación del hotel de cinco estrellas, que tiene un presupuesto de 3,5 millones de euros y de la que se lleva hablando desde 2010, permanece en el aire. Sus promotores sostienen que las trabas administrativas les están haciendo sopesar abandonar el plan para habilitar veinte habitaciones más. Dicha ampliación se estructuró en tres fases. La primera consistió en la excavación del terreno, cimentación y saneamiento. Fue necesario realizar un completo estudio arqueológico y datar numerosos vestigios que se encontraron en la finca, reubicando elementos con cierto interés histórico.

La segunda se centró en la urbanización de la parcela y en la construcción del "bosque urbano", uno espacio que desde la sociedad hotel Palacio Ferrera califican de "cuidado proyecto paisajista compatible con los jardines del parque de Ferrera y el Jardín Francés".

La última fase, la de las nuevas veinte habitaciones, sigue pendiente. La última propuesta de los promotores, que han tenido que cambiar varias veces el proyecto (desde 2016, ha pasado tres veces por Patrimonio), pasa por instalar una construcción modular proyectada por los estudios de arquitectura Asturiano Cosme Cuenca y el del ovetense Sergio Baragaño. Se trata de un sistema de construcción novedoso, pensado para espacios donde hay dificultades para transitar con maquinaria pesada y para el trasiego de materiales, y que permite acortar los plazos de construcción. Desde la empresa propiedad del Ferrera inciden en que esta fase lleva más de dos años de retraso según el plan de negocio ("No cuenta con licencia municipal, a pesar de tener la entrada en el Ayuntamiento en 2016) y sopesan cambiar la inversión hacia los 34 apartamentos turísticos de Carlos Lobo. "Para nuestra empresa es muy importante ganar tamaño y volumen de negocio, ya que permitirá sortear mejor cualquier cambio de ciclo", concluyó Olga García.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído