17 de septiembre de 2019
17.09.2019

El robinsón de La Arena pasa apuros en el Nalón

Ramón Fernández sortea imponentes olas en San Esteban tras un viaje en solitario de 31 horas desde La Coruña con su velero "Enol"

17.09.2019 | 14:08
El robinsón de La Arena pasa apuros en el Nalón

Ramón Fernández es el robinsón de La Arena. Con frecuencia realiza viajes en solitario desde la desembocadura del Nalón siempre con su pequeño velero "Enol", de 7,35 metros de eslora. El último periplo de este intrépido aventurero que ya ha cumplido los setenta años finalizó el pasado martes y, pese a su experiencia, la llegada a casa le hizo pasar algún que otro apuro. "Había mucho oleaje, llevaba 31 horas navegando sin descanso desde La Coruña, un total de 130 millas náuticas, y la entrada por la barra fue muy complicada", confiesa este hombre que estudió Náutica, trabajó como marinero, oficial de mercante y pasó los últimos 24 años hasta su jubilación en los remolcadores de Avilés.

Fernández cumple con su velero un sueño cada vez que se hace a la mar. En el año 2015 decidió recorrer 1.561 millas náuticas desde La Arena hasta São Miguel, la mayor de las islas Azores. Lo logró. Hace solo unos días decidió iniciar un viaje que le llevó a Galicia. Hizo varias escalas en la travesía de ida: Tapia, Vivero, Cederia, Ares y La Coruña. La vuelta fue del tirón, pero la prueba más dura la encontró en la barra de San Esteban, como prueba un video que le grabó desde el faro murense su amigo Manolo Vega. "Navegué toda la noche con viento muy fuerte y al girar para entrar a la ría el oleaje era tremendo. Ya no podía dar la vuelta así que tuve entrar a vela metiendo poco a poco marcha al motor", relata. La aventura tuvo final feliz. Y Ramón Fernández, casado y padre de dos hijos, no duda en volver a desplegar las velas del "Enol" para escribir otro capítulo de su historia personal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook