04 de octubre de 2019
04.10.2019

Rodríguez Vega: "El Puerto podría estar interesado en comprar suelo de baterías"

"La célebre instalación causó mucha contaminación", lamenta el periodista Chéfor Rad

04.10.2019 | 02:52
Luis Antonio García, coordinador del Club LA NUEVA ESPAÑA de Avilés; Santiago Rodríguez Vega; Horacio Fernández, y Chéfor Rad, ayer, durante la charla.

"El Puerto podría estar interesado en comprar suelo de baterías". Así lo aseguró ayer el presidente de la Autoridad Portuaria y exalcalde de Avilés, Santiago Rodríguez Vega, en una sesión del Club LA NUEVA ESPAÑA de Avilés en la que también participaron los periodistas Chéfor Rad y Horacio Fernández y que giró en torno al cierre de la emblemática instalación industrial, "que abre la puerta a un nuevo modelo empresarial en esos terrenos".

Tal y como desveló Rodríguez Vega, las buenas comunicaciones de los terrenos de baterías podrían hacer que la Autoridad Portuaria estuviese interesada en la adquisición de parte de los 400.000 metros cuadrados de suelo que quedarán libres tras el desmonte de la instalación. Uno de los posibles usos que podría darle la entidad es el almacenamiento de producto terminado. "Son terrenos muy bien comunicados, también con el margen derecho de la ría", destacó el también exalcalde.

Precisamente, Rodríguez Vega también recordó su época de regidor, que coincidió con el anuncio del llamado Plan de competitividad de la Siderurgia Integral en 1992, que concluyó con la fusión de Altos Hornos de Vizcaya y Ensidesa, la desaparición de unos 10.000 puestos de trabajo y el cierre de los hornos altos de Avilés. "En aquel momento pareció un cataclismo para la economía de la ciudad; y hoy puede decirse que fue un éxito. La siderurgia sigue siendo una referencia en Avilés y de no haber asumido aquel plan, quizás hoy no estaríamos hablando de ella", afirmó.

De esa relevancia de la siderúrgica para Avilés también habló Horacio Fernández. "Cuando llegué a Avilés fue lo que más me impactó: ver la importancia que tenía", destacó el periodista, que afirmó no estar de acuerdo con la planificación de Arcelor para el cierre. "No se hicieron los deberes, deberían haberse mantenido todos los puestos de trabajo", apuntó.

Por su parte, Rad, que tachó de "falta de planificación industrial" la instalación de Ensidesa en terrenos "del corazón de Avilés", destacó la mejora medioambiental que supondrá para Avilés el cierre definitivo de baterías. "Han causado mucha contaminación. Las terrazas de los edificios de Avilés agradecerán su cierre", afirmó el periodista, que también pidió proteccionismo para el metal español. "Se está importando más barato el acero producido en países que no cumplen las exigencias medioambientales que en España sí se respetan", advirtió, sobre una problemática "similar a la que se está viviendo con el cierre de las térmicas y la compra de energía".

Con todo, Rodríguez Vega destacó que el cierre de baterías y la liberación de esos terrenos suponen una gran oportunidad para Avilés. "Tenemos que ser una ciudad que consiga crear sinergias y atraer a empresas. Si estamos llorando, no conseguiremos nada", advirtió el presidente de la Autoridad Portuaria, que también avisó: "Los cambios en la industria y en las empresas serán cada vez más frecuentes. Tenemos que acostumbrarnos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook