Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La manzana en ruinas de Llano Ponte volverá a lucir como la original, de 1890

Los edificios se demolerán y los cercados de piedra de las fachadas se conservarán l Los garajes estarán equipados para coches eléctricos

Los edificios que se derribarán para hacer pisos, junto al centro de salud de Llano Ponte.

Los edificios que se derribarán para hacer pisos, junto al centro de salud de Llano Ponte. MARA VILLAMUZA

La última manzana en ruinas de la fachada marítima, situada junto al centro de salud de Llano Ponte, volverá a lucir como la original, que data de 1890. El grupo Equanima, que promueve un moderno conjunto de viviendas, ha presentado en el Ayuntamiento de Avilés el proyecto de demolición de los

Como informó este periódico el pasado verano, el grupo Equanima construirá viviendas nuevas y sostenibles en esta manzana en ruinas que ocupa 2.000 metros cuadrados (la fachada situada a la altura del número 14 de la calle El Muelle está protegida con andamiaje desde hace tiempo por riesgo de desprendimientos). El exterior lucirá como el edificio original, pero el interior será completamente nuevo, con viviendas del siglo XXI.

Según el proyecto básico que ya está presentado en el Ayuntamiento de Avilés, los pisos no solo cumplirán el nuevo código ético de edificación del Principado, sino que serán "inteligentes" y están equipados con las últimas tecnologías. Contarán con triple acristalamiento, estarán robotizados y preparados de serie para los asistentes domiciliarios (como Alexa, por ejemplo) y los enchufes también serán inteligentes (con conexiones para datos). "Serán de los primeros pisos de este tipo en la ciudad", aseguran desde la empresa comercializadora, Houseplus. El complejo, con vistas privilegiadas al Niemeyer en la fachada que da a la calle del Muelle, también tendrá en cuenta la movilidad sostenible. Contará con aparcamiento, un total de 21 plazas de garaje y todas ellas estarán equipadas con cargadores para vehículos eléctricos.

Los tres inmuebles suman 2.000 metros cuadrados y presentan un avanzado estado de deterioro desde hace años. Una vez derribados y reconstruidos, se habilitarán en ellos unas ocho viviendas de entre tres y cinco dormitorios. Esta cifra puede ser mayor o menor, en función de la demanda. Y es que los promotores ofrecen a los compradores la posibilidad de hacer su casa a capricho.

La manzana del Muelle con Llano Ponte, en la que se acometió una reforma en 1950 para habilitar bajos comerciales, volverá a lucir como en sus orígenes. Antes tiene que superar los trámites burocráticos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats