03 de diciembre de 2019
03.12.2019

Fallece Ricardo Fernández, "Rico", el hombre que facilitó el paso a la democracia en Avilés

Fue alcalde entre 1976 y 1979 y también responsable de la desaparecida empresa Roces: "Era una persona afable, humilde y que siempre buscaba el bien común"

03.12.2019 | 02:26

Avilés llora la muerte de Ricardo Fernández Suárez a los 92 años, una figura clave de la transición democrática en la tercera ciudad asturiana. "Rico", como era conocido, fue Alcalde entre 1976 y 1979 y pese a encabezar la fuerza más votada, UCD, en las elecciones municipales de 1979 no pudo coger el bastón de mando por el acuerdo alcanzado entre el PSOE y el PCE que convirtió a Manuel Ponga en el primer regidor de la democracia tras el franquismo. Ponga falleció el 1 de enero de 2019 y su antecesor ayer, debido a una insuficiencia respiratoria que le tuvo el último mes hospitalizado. "La cabeza le funcionaba perfectamente, pero su salud se fue poco a poco complicando, tenía el corazón delicado", afirmaron ayer sus hijos Roberto, Charo y Venancio Fernández, que velaron el cuerpo en el tanatorio de Avilés. Tras su etapa de concejal, pasó a ser diputado regional por el PP hasta que le llegó la hora de la jubilación.

Llegó al Ayuntamiento primero siendo teniente de alcalde de Fernando Suárez del Villar y fue nombrado Regidor en febrero de 1976 tras ser elegido por los entonces miembros de la corporación municipal. Como alcalde, Fernández estaba orgulloso, principalmente, de dos de sus gestiones: la primera fue inaugurar el pabellón de exposiciones de La Magdalena y la segunda, la apertura al público del parque Ferrera con la visita de los entonces Reyes de España, Juan Carlos y Sofía. Y todo después de la muerte de Franco el 20 de noviembre de 1975. La recuperada democracia española estaba dando sus primeros pasos. En esos tres años al frente del Consistorio, a Ricardo Fernández le tocó gestionar la construcción de los polideportivos de La Luz y La Magdalena, la biblioteca de La Luz y el centro de Formación Profesional de Valliniello, entre otras infraestructuras de calado en la ciudad.

Fernández Suárez no solo será un político recordado en Avilés por facilitar el paso de la dictadura a la democracia sino también por su faceta como gerente de la empresa de autobuses Roces, junto su mujer Manolita Fernández Roces, una firma que fue un referente en la comarca avilesina durante décadas. Roces fue la empresa oficial en los desplazamientos del Real Oviedo y también de Ensidesa y la del servicio diario entre Avilés y Luanco hasta que la familia decidió vender la firma. La vinculación de la empresa con el transporte escolar le llevó también a ser la responsable de los viajes del colegio San Fernando, un centro con el que Fernández Suárez mantuvo desde su niñez una estrecha relación. Es más, siempre hizo gala de que era el alumno registrado como número 2 en el centro educativo. Asistió a clases cuando el colegio estaba ubicado en La Magdalena y formó parte de la primera promoción del centro, en el curso 1941-1942. Siendo regidor, el colegio abrió sus puertas en su actual ubicación, en el entorno del Hospital San Agustín. "Rico" siempre tuvo presente al San Fernando, lo que le convirtió años después en presidente y fundador de la Asociación de Antiguos Alumnos, que le otorgó la insignia de plata en 1995. En 2017, Fernández también participó en los actos del 75.º aniversario de un centro que siempre llevó en su corazón. El director del San Fernando, Javier Martínez, guarda un grato recuerdo de Fernández Suárez: "Ricardo era una persona muy querida por el colegio".

Esa apreciación es extensible a no pocos avilesinos, que le describen como "una persona afable, humilde, que no tenía enemigos y siempre buscaba el bien común por encima de ideologías". "Se llevaba bien con todo el mundo", defienden sus tres hijos. La alcaldesa, Mariví Monteserín, visitó ayer a los familiares para expresar sus condolencias y destacó del fallecido que le gustaba "conocer otras opiniones". "Cuando le llamé para que participara en la celebración de los 40 años de los ayuntamientos democráticos -que conmemoramos en abril- me dijo que quizá no iba a poder asistir, pero hizo el esfuerzo y estuvo, al igual que en el habitual encuentro de alcaldes y alcaldesas de Avilés con motivo de las fiestas del Bollo", señaló Monteserín, que se deshizo en elogios hacia "un hombre cercano y colaborador, humilde y nada pretencioso que forma parte de la historia de Avilés". "Me llamaba para animarme en momentos difíciles para Avilés como fueron la crisis de Alcoa o el desgraciado accidente de autobús del pasado año", añadió.

Y como Monteserín, el excomisario de la Policía Local Eloy Benito Calzón,visitó también el tanatorio para despedirse de Ricardo Fernández Suárez. "Fue el primer alcalde que tuve, era un buen paisano, una persona extraordinaria", señaló. Las condolencias a la familia llegaron desde diferentes ámbitos, no solo del ámbito político sino de vecinos que querían despedirse de un "hombre que nunca perdía la sonrisa".

El funeral por su eterno descanso se celebrará hoy, martes, a las 16.30 horas, en la iglesia de Nuestra Señora del Carmen de Salinas. Ricardo Fernández deja viuda, Manolita Fernández Roces, tres hijos, tres nietos y cientos de avilesinos que nunca le olvidarán.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook