04 de diciembre de 2019
04.12.2019

Las terrazas del casco deberán alejarse 1,50 metros de la fachada de los locales

"Colocar mobiliario junto a edificios impide la correcta deambulación de los discapacitados visuales", advierte la firma que elabora el proyecto

04.12.2019 | 02:50
Terrazas en la plaza del Ayuntamiento, en una imagen de archivo

Avilés avanza en la redacción del plan de accesibilidad del casco histórico. La empresa Ilunion es la encargada de redactar el proyecto y una de las cuestiones que ya plantea uno de sus arquitectos, Sergio Martín Jiménez, es que las terrazas y el mobiliario exterior de los comercios han de estar situados a 1,50 metros de las fachadas. "Intentaremos limitar el mínimo a 1,50, según el plan de terrazas del Ayuntamiento de 2013, e intentaremos llegar a 1,80 que es lo que fija la normativa estatal", señaló Sergio Martín Jiménez momentos antes de una mesa de trabajo celebrada ayer en el edificio de Servicios Universitarios de la calle La Ferrería. La solución al problema de las terrazas, continuó, se analizará caso por caso. "Habrá un plan por secciones de cada calle", indicó el especialista, que valoró la labor municipal en la accesibilidad del casco histórico de la villa. "El área que tenemos que estudiar es bastante accesible", apuntó.

La aplicación de la normativa relacionada con las terrazas del casco histórico busca generar entornos adaptados a personas con discapacidad. "Si se coloca mobiliario o terrazas junto a las fachadas se puede impedir la correcta deambulación de una persona con discapacidad visual, cuyo bastón son sus ojos y las fachadas son su punto de referencia", explicó.

El edil de Diseño Urbano y Movilidad, Pelayo García, detalló que la jornada de ayer tuvo un doble objetivo, que es mostrar el apartado más técnico y también recabar las opiniones de las personas de diversos colectivos. Tras las palabras de Ilunion Tecnología y Accesibilidad para explicar su labor, el concejal de Movilidad indicó: "Lo cierto es que la percepción que nos transmite la empresa es que el casco histórico presenta unas buenas condiciones generales de accesibilidad, si bien tenemos problemas puntuales relacionados con las terrazas de los establecimientos hosteleros y con la presencia de vehículos de carga y descarga en zonas peatonales", ha señalado Pelayo García.

Una vez analizadas estas cuestiones, las personas se dividirán en grupos para analizar los aspectos concretos que afectan a la accesibilidad de las calles y plazas del casco histórico, como los pavimentos, la señalética y el mobiliario urbano, entre otras cuestiones. Tras este trabajo en grupos se llevará a cabo una puesta en común del diagnóstico realizado. Esta información será registrada y analizada por la empresa adjudicataria de la redacción del Plan. El futuro documento servirá de base para que el gobierno municipal adopte medidas que impulsen la mejora de la accesibilidad en los espacios públicos del casco histórico, facilitando una mejor integración de las personas con discapacidad. "Además, se pretende que estas mejoras sean extensivas y perceptibles para ciudadanos y visitantes en general", concluyó García.

Equo pide transporte gratis

Equo planteó ayer al gobierno local habilitar una partida para afrontar la gratuidad del servicio de transporte público urbano durante un año para los usuarios. "Es la única forma de incentivar esa manera de moverse y revertir el excesivo uso actual del vehículo privado", señalan desde la organización.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído