16 de diciembre de 2019
16.12.2019

La primera huelga del bus urbano de Avilés en 12 años se desarrolla sin incidentes

El paro matinal apenas ha dejado a viajeros en tierra y el de por la tarde está previsto entre las 17.00 y 19.00 horas

16.12.2019 | 08:16

Finalmente no hubo entendimiento entre la empresa concesionaria del servicio de bus urbano en la comarca, la Compañía del Tranvía Eléctrico de Avilés (CTEA), del Grupo Alsa, y el comité de trabajadores y la huelga anunciada para la jornada de hoy, lunes, la primera de una serie que continuará los días 18, 24 y 31 de diciembre y el 5 de enero, ha comenzado a la hora prevista, las 7 de la mañana. Se trata de la primera huelga en el transporte público comarcal por carretera desde hace doce años; la ocasión anterior el motivo de la protesta había sido la falta de avances en la negociación del convenio, en esta ocasión se trata de discrepancias sobre el sistema de videovigilancia que la empresa ha decidido instalar en los autobuses.

El paro matinal de dos horas que aprobaron los sindicatos CC OO y UGT se desarrolla sin incidentes y con escasa incidencia entre los viajeros; tanto es así que las dos patrullas policiales que montaron guardia desde la madrugada delante de las cocheras de los autobuses se fueron de la zona minutos antes de las 7.00 horas al comprobar que reinaba la calma y que los piquetes allí presentes tenían una actitud pacífica. "No habrá problema de orden público por nuestra parte y el respeto a los vehículos será escrupuloso", ha asegurado el presidente del comité de la CTEA, Ramón Luis Blanco.

Los miembros del comité han expresado su malestar y contrariedad por la fijación de unos servicios mínimos que "exceden con mucho, en algunos casos hasta en el 200 por ciento" los decretados por la administración regional, la competente en materia de transporte. En este sentido, los promotores de la huelga han decidido acatar los servicios mínimos "pese a ser claramente abusivos" y denunciar la vulneración de la orden de Transportes ante la autoridad laboral.

El paro matinal de los buses ha comenzado a las 7.00 horas, un momento en el que las marquesinas de la comarca estaban prácticamente vacías, una situación que apenas ha variado en los minutos posteriores, y todo bajo una pertinaz lluvia. Los vehículos identificados como servicios mínimos han realizado las rutas con normalidad y los afectados por la huelga (en aquellos casos en los que los conductores han decidido secundar el paro) descargaron viajeros hasta llegar al final de sus respectivas rutas, si bien no han cogido a otros en el intervalo horario marcado para la huelga. De este modo, los conductores, según han explicado, quieren "perjudicar lo menos posible a los viajeros, que no tienen la culpa de la cabezonería que muestra la empresa en relación a la implantación del sistema de videovigilancia".

El motivo del paro es, según explican desde el comité de empresa, la decisión de la CTEA de instalar cámaras de vídeo interiores en los autobuses que, según los trabajadores, tienen la función de sancionarles. La empresa sostiene, en cambio, que la instalación de los artilugios tiene dos funciones: "dotar de seguridad al empleado y a los viajeros y generar material para la formación".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído