Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La epidemia de gripe sigue creciendo, con más de 3.000 casos a la semana en Asturias

El Hospital Monte Naranco habilita todas las camas disponibles, mientras Cabueñes convierte zonas administrativas en diez habitaciones

La epidemia de gripe sigue creciendo, con más de 3.000 casos a la semana en Asturias

La epidemia de gripe continúa creciendo en Asturias y seguirá haciéndolo, previsiblemente, hasta finales de este mes de enero. La semana pasada, la cifra de afectados se situó entre 3.000 y 4.000, después de los 2.500 registrados en la primera semana de 2020. El Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) está teniendo que dejar durante las noches a un grupo de pacientes en los boxes de Urgencias -eso sí, en camas reglamentarias, no en camillas- a la espera de que a la mañana siguiente vayan quedando camas libres. El lleno total del complejo sanitario ovetense ha obligado a reabrir todo el espacio disponible que ofrece el Hospital Monte Naranco, también emplazado en la capital del Principado, al que son remitidos enfermos mayores de 82 años que no precisan una asistencia intensiva desde el punto de vista tecnológico.

En Gijón, la gerencia del Hospital de Cabueñes dio el visto bueno a una medida adelantada ayer por LA NUEVA ESPAÑA: reconvertir parte de los despachos de su quinta planta para instalar en ese espacio entre siete y diez habitaciones. Esta decisión fue presentada a la junta de personal del centro sanitario como un "colchón" que ayude a paliar la presión asistencial en brotes epidémicos como el que está en marcha. Desde la Consejería de Salud matizan que "aún no hay previsión de apertura" y que la habilitación del espacio surge como "una simple medida de previsión".

Cabueñes fue uno de los hospitales más presionados por el pico epidémico y llegó a amanecer con más de 500 pacientes y más de 60 camas supletorias, que son las que ubican a un tercer enfermo en habitaciones equipadas para dos. Esto supone dejar al último sin mesita de noche, armario ni cortina. Ayer miércoles, el centro estaba más aliviado: había 478 pacientes ingresados y 54 supletorias, aunque otros 32 usuarios fueron ubicados en las llamadas camas "D", que son las que duplican las habitaciones individuales del hospital.

"En la última semana, las hospitalizaciones han bajado en un centenar y a la hora de comer había previstas unas 54 altas más", matizaron fuentes del Servicio de Salud del Principado de (Sespa), que definen la reconversión de los despachos como una "reorganización de los espacios", y explican: "Los despachos estaban habilitados para labores de tipo administrativo y se moverán a otra zona. La zona ya tenía tomas de oxígeno y todos los requisitos propios de una zona de hospitalización".

Los sindicatos, por su parte, aplaudieron ayer la medida. El cambio viene acompañado de otra medida solicitada por el personal: el refuerzo de plantilla. Ayer el gerente confirmó que, además de las diez enfermeras, diez técnicos de cuidados auxiliares de enfermería y ocho celadores ya contratadas, da ahora luz verde a fichar a otras quince enfermeras, diez auxiliares, once celadores y cuatro empleados de cocina, aunque la previsión es que todos los contratos se rescindan ya este mismo día 19.

Avilés constituye, por el momento, un oasis en el desierto de griposos que es Asturias. El servicio de Urgencias del Hospital San Agustín mantiene las cifras de ingreso y, por el momento, hay camas libres en las unidades de hospitalización. Con mayor carga de trabajo están los centros de salud, tanto los servicios de medicina general como de pediatría. Los médicos estiman que el "pico gripal" llegará al área sanitaria avilesina la próxima semana.

Compartir el artículo

stats