29 de febrero de 2020
29.02.2020

Los precios del comedor suben a partir del lunes para cerca de 2.800 escolares

El alza en el coste del almuerzo no llega a diez euros al mes con la nueva empresa, que añade planes educativos y de seguridad alimentaria

29.02.2020 | 01:40
Responsables de Educación y de la empresa Serunion, ayer, durante la reunión con asociaciones de padres y madres de los centros.

Los precios del comedor de los centros públicos del municipio sufrirán un leve incremento de precios a partir del próximo 2 de marzo, cuando entra en vigor el contrato con la nueva empresa que se hará cargo del servicio en once colegios, cuatro institutos y que también lo prestará en los Talleres Infantiles de Avilés (TIA) en los períodos vacacionales en los que funciona esta actividad. La concejala de Educación, Nuria Delmiro, se reunió ayer con los directores de centros y con responsables de las asociaciones de padres y madres para informar de los cambios.

Los aumentos son moderados, en algunos casos no llegan a los cinco céntimos por día de servicio. Aun así, los mayores se producen en los precios del almuerzo, que suben alrededor del 10 por ciento. El coste de una comida para un usuario fijo era hasta ahora de 3,81 euros diarios. A partir de marzo será de 4,20. Es decir, de 0, 39 euros más. Si se calcula el precio para un mes, teniendo por ejemplo en cuenta una media de 22 días lectivos, resultaría que hasta ahora se pagaban 83,82 euros mensuales y, a partir de marzo, se abonarán 92, 4 euros. La diferencia no llega a diez euros.

Los incrementos son menores en los servicios de atención temprana (acogida de niños antes del inicio del horario lectivo), que sube 0, 04 céntimos de euro por día, y en los precios del desayuno: para un usuario fijo pasan de los 1,86 euros a los 1,97, y para uno esporádico, de 2,06 a 2,18 euros. Además, según recuerda la concejalía de Educación, el Ayuntamiento bonifica estos servicios con ayudas equivalentes al 30, al 50 o al 80 por ciento del coste, en función de los casos. Estos precios, añade Delmiro, serán fijos e inamovibles a lo largo de la duración del contrato: dos años con posibilidad de una prórroga de otros dos.

Durante el tiempo en que el contrato esté en vigor, la empresa deberá extender el servicio a aquellos centros que se adhieran al servicio de comedores del Ayuntamiento de Avilés. De igual modo, estará obligada a prestar el servicio de atención vespertina y merienda en caso de necesidad por parte de alguno de los centros.

La concejala de Educación destacó que si bien los cambios en los precios no son sustanciales, estos se deben a mejoras relacionadas con los protocolos de actuación en materia de seguridad alimentaria que aplica la empresa y al proyecto de carácter educativo aparejado a la adjudicación, que prevé iniciativas, entre otros ámbitos, en hábitos saludables e higiene.

"Acompañamos el servicio de un proyecto educativo para el empleo de los tiempos antes, durante y después del comedor. Se trata de convertir ese espacio en uno más de los educativos dentro de los colegios", explicó Luis Gómez, director regional de Serunion, que acompañó a los responsables de Educación en las reuniones con la comunidad educativa.

Según los datos municipales, un total de 2.961 alumnos hacen uso del servicio de comedor en los centros educativos públicos de Avilés durante este curso. De ellos, 168 en escuelas de Infantil, 2.757 en colegios de Primaria y 36 en institutos. En Secundaria se presta en este momento en el Carreño Miranda, en el Virgen de La Luz y en La Magdalena. A partir del mes próximo empieza a funcionar también en el Menéndez Pidal.

Los términos del contrato establecen que la empresa será responsable del reparto de las comidas, así como de que lleguen en perfectas condiciones de cantidades, calidades, higiene, seguridad alimentaria, temperatura y puntualidad. Serán asimismo confeccionados por un departamento de calidad que con especialistas en nutrición y dietética con experiencia. A excepción de Infantil, cuyo contrato gestiona otra empresa, los menús se elaboran fuera de los centros. "Es la denominada línea fría: se elabora de manera tradicional, como en cualquier cocina, sin conservantes ni aditivos, se envasa en una barqueta termosellada que se mantiene entre o y 4 grados hasta el momento del servicio, cuando se retermaliza a una temperatura siempre por encima de 65 grados en los hornos. No es comida congelada en ningún caso", aclaran los responsables de la empresa, que el martes ofrecerán una jornada de formación a monitores de colegios sobre protocolos en los servicios.

Por su parte, centros y padres y madres vieron positiva la reunión para ser informados sobre el nuevo contrato. David Artime, director del colegio de Llaranes, y Rocío Porras, del Ampa del Marcos del Torniello, coincidieron en señalar que se plantea mantener la calidad y la mejora del proyecto educativo aparejado al servicio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído