Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una brigada policial dará apoyo a los peregrinos de paso por Avilés

La cronista oficial, Pepa Sanz, formará a los agentes para que atiendan con conocimiento de causa las dudas de los viajeros

Una peregrina en San Cristóbal.

Una peregrina en San Cristóbal. MARA VILLAMUZA

La cronista oficial de Avilés, Pepa Sanz, pone desde hoy todo su conocimiento sobre el Camino de Santiago a su paso por el municipio al servicio de los policías locales que quedan adscritos a la "brigada jacobea", una unidad informal del cuerpo local de seguridad que debutará esta primavera y que tiene como misión acoger a los peregrinos de paso por la comarca, facilitarles cuanta información necesiten o pueda serle útil, velar por su seguridad, orientarles sobre lugares de interés que visitar y lograr que la escala avilesina del viaje a Compostela sea lo más placentera posible.

La historiadora y experta en la ruta jacobea será la encargada de formar a los agentes policiales que participan en un proyecto que la Cronista acoge con "tremenda ilusión y enorme gratitud", convencida además de que "será un éxito y contribuirá a mejorar la imagen de Avilés en el ámbito del sector del turismo jacobeo". Sanz se felicita por la "magnífica iniciativa" que han tenido los responsables de la Policía Local y destaca que no conoce ninguna otra localidad donde las fuerzas del orden desempeñen un servicio orientado específicamente a los peregrinos como el que se va a prestar en Avilés.

Pepa Sanz tiene previsto dar hoy (16.00 horas, en el polideportivo del Quirinal) una charla a los agentes seleccionados para integrar la "patrulla jacobea", un acto que se ha decidido abrir al público en general para que todos aquellos interesados en saber más del Camino de Santiago puedan satisfacer su curiosidad. Así mismo, la cronista hará el sábado en compañía de los policías el recorrido completo de la ruta compostelana a su paso por Avilés, desde el Hospitalillo de Ensidesa a las estribaciones de Coto Carcedo.

"Entre la charla y la caminata tendré ocasión de detallar cuáles son, a mi juicio, los puntos de mayor interés del tramo avilesino de la ruta jacobea, así como las 'zonas calientes' a las que debería prestarse mayor atención", expone Pepa Sanz. Uno de esos "puntos calientes", por ejemplo, es el entorno de la gasolinera de la avenida de Gijón, un lugar de paso obligado para los peregrinos donde existen tramos sin acera y sin pasos de peatones que permitan a los caminantes cruzar la calzada con seguridad.

En la selección de los policías adscritos al servicio jacobeo se ha tenido en cuenta el dominio de idiomas para facilitar la comunicación con los peregrinos extranjeros. La previsión es que los agentes se personen físicamente entre las 12.00 y las 14.00 horas cerca del Hospitalillo de Llaranes para dar la bienvenida a los caminantes y entregarles un folleto explicativo de qué les ofrece Avilés; la elección de ese horario tiene que ver con que se trata del momento del día en que más peregrinos llegan a Avilés de los que cubren la etapa que arranca en Gijón y que forma parte del llamado Camino de la Costa.

La atención a los peregrinos no acabará con la salutación a su llegada, sino que en todo momento los agentes estarán atentos a resolver las dudas de los peregrinos o indicarles cómo se va a determinados lugares, aparte, por supuesto, de velar por su seguridad durante la estancia en la ciudad. Como broche al servicio, otra unidad policial se situará en horario matutino a la salida de Avilés por San Cristóbal para tutelar la marcha de los peregrinos que hayan pernoctado en el municipio e inicien la etapa del día siguiente, que en sus primeros kilómetros enlaza Avilés con Castrillón.

La "brigada jacobea" de la Policía Local de Avilés, una idea pionera, complementa el servicio que presta la Guardia Civil en entornos rurales de Asturias y se añade a la creciente cartera de servicios que el concejo pone a disposición de un turismo en alza.

Compartir el artículo

stats