16 de marzo de 2020
16.03.2020

La Policía Local clausura un concierto desde una ventana en Avilés: "Quería poner una nota de color a estos días difíciles"

"Lo hacía con toda la ilusión"; afirma el cantante Iván Arrimada, que asegura que mañana volverá a ofrecer un recital para los vecinos de Versalles

16.03.2020 | 23:45
La Policía Local clausura un concierto desde una ventana en Avilés: "Quería poner una nota de color a estos días difíciles"

"No estaba haciendo nada malo. Solo poner una nota de color a estos días tan complicados". Entre el disgusto y la indignación. Así se encuentra el cantante Iván Arrimada, después de que la Policía Local clausurase el improvisado concierto que había organizado esta tarde desde su ventana para deleite de sus vecinos de Versalles. "Para mí fue un palo que me obligasen a cortar la música porque lo hacía con toda la ilusión", abunda el solista, que afirma haber recibido numerosas muestras de apoyo en las últimas horas. Tantas, que ha decidido que mañana volverá a la carga: "A las siete de la tarde volveré a montar los altavoces y cantaré hasta los ocho".

Los conciertos en los balcones se han convertido en un fenómeno cultural en toda Europa, como medida para tratar de combatir el aburrimiento por el confinamiento domiciliario al que obliga la lucha contra la propagación del coronavirus. El cantante avilesino Iván Arrimada fue ayer uno de los muchos artistas que quiso sumarse a la iniciativa con un concierto desde la ventana de su domicilio en la calle La Paz de Versalles. Su idea era comenzar a las 19.00 horas y terminar a las 20.00, coincidiendo con los aplausos populares para agradecer el trabajo del personal sanitario.

Si bien, todo se torció a la media hora de pase. En torno a las 19.30 dos patrullas de la Policía Local se personaron en la zona para pedir a Arrimada que diese por acabado el recital, ante los abucheos de los vecinos, que pedían más música para pasar la soporífera tarde en sus domicilios. "No entiendo qué es lo que pasó. Imagino que tuvo que llamar algún vecino. Pero yo no estaba haciendo nada malo. Solo quería poner una nota de color en estos días complicados y alegrar a los demás. Elegí esa hora porque consideraba que no iba a molestar a nadie", explica el artista, disgustado con el devenir de los acontecimientos.

Tras pedirle el cese de la música, Arrimada asegura que los agentes le tomaron los datos para multarle. Pero las hipotéticas sanciones no le pesan más que las muestras de cariño que ha recibido en las últimas horas a través de redes sociales. Afirma que han sido tantas y que se siente tan respaldado que mañana volverá a ofrecer otro concierto: mismo lugar y misma hora. "Lo tengo muy claro. Voy a cantar para alegrarle la tarde a los vecinos", asegura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído