La primera medida que adoptó el Ayuntamiento de Avilés tras decretarse el estado de alarma fue reforzar la atención a los mayores y más vulnerables. Los Servicios Sociales realizaron en los dos últimos días más de mil llamadas a ciudadanos mayores de 75 años. La empresa contratada para el servicio a domicilio tiene por ahora la actividad asegurada, según se desprende de las declaraciones de la Alcaldesa a la "Ser". "Se produjeron bajas de demandantes del servicio (prefieren que durante este tiempo no vayan a sus casas por seguridad), pero hay altas porque otras personas necesitan que les hagan la compra o determinados servicios. Con eso podemos evitar una regulación del empleo de esa empresa, que además nos hace un servicio fundamental", explicó la Alcaldesa.