27 de marzo de 2020
27.03.2020
La Nueva España

La empresa de la ORA presenta un ERTE para 38 trabajadores durante la alerta

l La plantilla del servicio de grúa, con once empleados, seguirá activa l El 70% de la plantilla de la compañía Dornier está afectada

27.03.2020 | 01:37
Una controladora de la ORA de Avilés, el pasado 13 de abril.

La empresa adjudicataria de la zona azul de Avilés, Dornier, ha presentado un ERTE que afecta a todo el personal de servicio de la ORA (Ordenanza Reguladora de Aparcamiento), integrado por 38 trabajadores. Los despidos temporales se mantendrán, al menos, mientras dure el estado de alerta y su efecto se remonta al 18 de marzo, fecha del decreto de la alcaldesa Mariví Monteserín en el que se hizo efectiva la suspensión del servicio, una vez comunicadas las primeras medidas económicas del Gobierno central por la crisis sanitaria.

La zona azul lleva sin funcionar desde el lunes 16. Ese día, la empresa envió a casa a los controladores para evitar exponerlos a posibles contagios por el COVID-19. Tanto los expendedores como la aplicación Telpark se desactivaron al día siguiente y solo quedó trabajando el personal técnico y de servicios.

Fuentes próximas a la compañía comunicaron ayer la presentación del ERTE (expediente de regulación temporal de empleo), que "por el momento es ordinario", aunque no se descarta que se produzcan cambios en función de la evolución de la crisis.

El 70% de los empleados de la empresa Dornier están afectados por despidos temporales como consecuencia del estado de alerta. El de la empresa de la zona azul es el primer ERTE que trasciende entre las adjudicatarias del Ayuntamiento.

El Ayuntamiento de Castrillón, por otra parte, está desbordado por la recogida de muebles y residuos voluminosos, un servicio que presta todos los jueves del año pero que desde el confinamiento de los ciudadanos se ha incrementado el número de usuarios. "La recogida de enseres se ha incrementado, parece que todo el mundo está haciendo limpieza en casa y sacando todos los residuos voluminosos a los contenedores", señaló ayer el concejal de Medio Ambiente de Castrillón, Iván López (IU).

"Decidimos mantener el servicio estos días para conservar las calles limpias, pero creo que si la cosa sigue así vamos a tener que reforzarlo", explicó el concejal.

Los castrillonenses pueden sacar los muebles o enseres a la calle para su recogida los jueves, pero previamente deben llamar al servicio municipal de Obras para comunicar a los operarios junto a qué contenedor van a dejar sus respectivos enseres.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook