28 de marzo de 2020
28.03.2020
La Nueva España

Avilés ofrece el polideportivo del Quirinal como hospital de campaña si hay saturación

28.03.2020 | 01:51
Labores de desinfección de contenedores, ayer, en la calle González Abarca.

El polideportivo del Quirinal se convertirá en un hospital de campaña en caso de saturación del sistema sanitario asturiano por la pandemia de coronavirus. El Ayuntamiento de Avilés ofreció esta instalación en caso de emergencia al Gobierno del Principado, que ha aceptado la propuesta. No obstante, la alcaldesa Mariví Monteserín matizó, en una entrevista a la Cadena Ser, que se trata de "una previsión por si se produce una avalancha" y destacó que en el Hospital Universitario San Agustín (HUSA) "se está realizando un trabajo fantástico y la situación está por ahora controlada". "No está desbordado", dijo.

Poco antes de realizar estas declaraciones, Monteserín firmó un decreto que ordena, "atendiendo a razones de interés público, social y humanitario", el pago de ayudas directas y excepcionales a las familias beneficiarias de bonificaciones en el precio del servicio de comedores escolares en los centros públicos de Avilés, incluidas las escuelas de Educación Infantil de hasta 3 años.

La orden se hará efectiva a comienzos del mes de abril. Un total de 366 familias recibirán, en la cuenta indicada en su día al solicitar la bonificación, un único ingreso equivalente al importe de la bonificación correspondiente a la segunda quincena de marzo y al mes de abril. "No es necesario que las familias realicen ningún trámite para percibir esta ayuda directa", subrayan desde el Ayuntamiento de Avilés. Esta medida busca prevenir situaciones de carencia como consecuencia de la falta de acceso a los servicios de comedor de los centros educativos, que algunos escolares disfrutan durante el curso gracias a estas bonificaciones.

Los pagos se realizarán con cargo a una partida presupuestaria de 43.355 euros, de los que 18.445 irán destinados a la parte proporcional al mes de marzo, y 24.910 a la correspondiente al mes de abril, comunicaron fuentes municipales.

Desde la concejalía de Educación aclaran que "en el recibo ordinario del mes de marzo solo se procederá al cobro de los días en los que se ha prestado el servicio de comedor, de manera previa a la suspensión de la actividad escolar". Tampoco se cobrará la parte correspondiente a las actividades extraescolares no impartidas como consecuencia de la declaración del estado de alarma.

Cáritas Parroquial de Llaranes comunicó ayer la suspensión de la Semana Solidaria, que estaba prevista y programada para finales de abril. Desde el colectivo destacaron que seguirán trabajando junto a las entidades del barrio pese a las dificultades y no descartan celebrar la Semana Solidaria en otra fecha.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook