31 de marzo de 2020
31.03.2020
La Nueva España

La restricción de movimientos amenaza con romper la red comarcal de fabricación de mascarillas domésticas

Los responsables del colectivo ciudadano piden acreditaciones para que los encargados de acarrear materias primas y productos acabados no sean multados en los controles policiales

31.03.2020 | 18:38
María del Mar Salvador cosiendo mascarillas.

Un formalismo burocrático –la falta de un certificado que justifique los desplazamentos por carretera del personal voluntario encargado de la logística– amenaza con romper la red solidaria tejida en la comarca de Avilés a iniciativa del policía local José Calvo para fabricar mascarillas a partir del textil sontara, un producto que se fabrica en grandes cantidades en Tamón y que se presta a usos asépticos.

Las personas encargadas de la logística de la red comarcal de aprovisionamento de mascarillas deben llevar materias primas a las costureras, recoger las piezas fabricadas, llevarlas a esterilizar y repartirlas en los puntos donde son necesaria (geriátricos y tiendas de alimentación). José Calvo hace un llamamiento a las autoridades para que se faciliten salvoconductos que permitan mantener "dentro de la ley" la actividad de una red ciudadana que "salva vidas".

Calvo y sus colaboradores –ya son más de doscientas personas– se han dirigido a varias instancias (Ayuntamiento de Avilés, Sespa, presidencia del Principado...) para explicar que debido a las restricciones a la movilidad que ha decretado el Gobierno, los voluntarios encargados de los transportes se arriesgan a ser multados en el ejercicio de su labor altruista.

Así mismo, los responsabales de esta estructura cívica urgen donaciones de hilo o tiras de goma, la materia necesaria para confeccionar mascarillas que más escasea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído