28 de abril de 2020
28.04.2020
La Nueva España

Quantum retoma la carrera para hacerse con la planta de la antigua Alcoa en Avilés

El fondo alemán quiere convertir la fábrica de San Balandrán en "el primer complejo de reciclaje de aluminio dentro de la Unión Europea"

28.04.2020 | 00:52
Cartel de Alcoa no se cierra, en la fachada principal del Ayuntamiento el año pasado.

La complicada situación en que se encuentran las plantas que la multinacional Alcoa vendió a Parter Capital con la garantía del Ministerio de Industria a finales de julio pasado, ayer se complicó aún más: el fondo alemán Quantum Capital volvió a la palestra con la intención clara de hacerse con la fábrica de Avilés -sólo de esa, la de La Coruña no-. Esta intención la había manifestado ya -el año pasado- y la mantuvo hasta casi el último minuto de la subasta montada por Alcoa a modo de cásting.

La empresa alemana se hizo valer ayer por medio de una nota de prensa: "Quantum cuenta con capacidad de gestión, conocimiento del sector y capacidad financiera para crear en Avilés el primer complejo industrial de reciclaje de aluminio dentro de la Unión Europea", dicen,

Recuerdan que quedaron finalistas en un proceso que ganó el fondo suizo Parter Capital liderado por Rüdiger Terhors (ahora con intereses en la empresa Guardian Automotive, en Llodio y en Valencia). La empresa alemana carga contra Parter directamente. Dice que Alcoa adjudicó la venta de sus fábricas a "otro inversor con un plan industrial que se ha demostrado inexistente".

El de Quantum, sin embargo, sí que tenía fundamento, subraya. "Implicaba la incorporación de la planta de Avilés al grupo industrial del aluminio de Quantum en Europa, (Leichtmetall y Slim) con 800 millones de facturación y presencia fabril en tres países europeos diferentes: Alemania, Francia e Italia. Esta estructura aseguraba desde el principio el 60% de las ventas de la nueva compañía dentro del propio grupo del aluminio de Quantum, sin depender de Alcoa". Además, "el plan industrial de Quantum contaba con un ambicioso programa de inversiones y no estaba sujeto al precio de la energía ni a subvenciones de ningún tipo".

La corporación alemana, por todo esto, pero también por su solvencia en los negocios internacionales, "quiere manifestar que se ofrece a ser parte de la solución y que sigue manteniendo su interés por convertir la antigua planta de Alcoa en Avilés en el primer centro de reciclado de aluminio de Europa y que está en disposición de ayudar a todas las partes implicadas en encontrar una solución".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook