Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BELÉN FERNÁNDEZ | Directora de Fortia (Fortaleza Industrial Asturiana), Seguridad y Salud

"Fabricaremos más de cinco millones de mascarillas al mes en Siero y Mieres"

"En una segunda fase incorporaremos batas, calzas y gorros, con homologaciones y certificaciones más allá del estado de alarma"

Belén Fernández, directora de Fortia, durante la videollamada.

Belén Fernández, directora de Fortia, durante la videollamada. MARA VILLAMUZA

Belén Fernández, fundadora de la firma textil corverana Novatex, ya extinta, dirige Fortia (Fortaleza Industrial Asturiana), Seguridad y Salud, un proyecto empresarial destinado a la producción de suministros sanitarios y laborales esenciales para recuperar parte de la actividad perdida en los últimos tiempos en Asturias como consecuencia de la deslocalización de la producción textil. Fernández, vocal de la Federación de Empresarias y Directivas de Asturias (FEDA), inicia "una nueva etapa laboral" en plena pandemia del COVID-19 y explica en esta entrevista el origen de Fortia y sus planes más inminentes.

- ¿Qué es Fortia?

-Fortia es una empresa de nueva creación que nace con el afán de solventar parte de la problemática de suministro de materiales sanitarios y que tiene un carácter estratégico. Se trata de recuperar una capacidad de producción que nunca debimos de haber perdido. Con el coronavirus se ha visto que nos quedamos con el culo al aire. Comprar a China nos salía barato pero a la larga se ha comprobado que nos ha salido caro.

- ¿Quienes están detrás?

-Pues empresarios de diversos sectores, entro ellos del ámbito sanitario. Se juntaron con la expectativa de que este proyecto pueda ser liderado por mí y con las ganas de construir una industria asturiana que no dependa solo del metal.

- Fabricarán mascarillas, ¿y más productos?

-Mascarillas quirúrgicas y FFP 2, en una primera fase, y en una segunda también batas, calzas y gorros. La idea es empezar a fabricar, hacer un muestreo, homologar y certificar los productos con todos los parabienes, no solo los del estado de alarma, sino todos los que requiere el material sanitario.

- ¿Dónde estará ubicado el centro de producción?

-Habrá dos centros, en Granda (Siero) y Mieres.

- ¿Y qué plazos manejan?

-Pretendemos empezar la fabricar a mediados o finales de junio y tener toda la estructura y homologaciones entre finales de julio y principios de agosto.

- En el comunicado que remitió Fortia el miércoles, cuando se dio a conocer el proyecto, destacan el apoyo de la Dirección de Industria del Principado. ¿Cuál ha sido su papel? ¿También ha estado en contacto con el Gobierno central?

-Sí, estuve en contacto con el secretario general de Industria, Raúl Blanco, y con el de Salud, Tino Blanco, que tenían la idea de dividir el país en zonas para que ninguna quedara desabastecida. Se pensó que Asturias, que está en una situación económica e industrial bastante floja, podría ser una de esas zonas preferentes. Rosana (Prada, directora de Industria del Principado) y yo fuimos tirando y tirando y al final conseguimos convencer a los empresarios actuales y esperamos que se sumen más, este es un proyecto abierto.

- Cuando comenzó toda esta crisis sanitaria usted coordinó en Toledo un centro de fabricación de mascarillas y regresó a Asturias para hacer lo mismo aquí. El primer intento no funcionó. ¿Qué ocurrió?

-Aquí hay cuatro empresas pequeñas, como la de Toledo, que están haciendo mascarillas con los criterios benévolos que permite Sanidad durante esta crisis. Otra cosa es la rigidez que va a exigir el mercado en cuando a certificaciones, homologaciones y utilización de espacios cuando finalice el estado de alarma. Lo que pretende Fortia es ser un referente con certificaciones, homologaciones para que esto sobreviva a la crisis y a la pandemia.

- Esas empresas pidieron apoyo del Principado y defienden que Asturias podría ser un gran centro de producción de material de protección. ¿No es posible esa unión y colaboración?

-Es complicado y el proyecto de Fortia es distinto, es de automatización total de la producción. Se va a fabricar en una sala limpia que cuesta un pastizal. Lo que están haciendo las empresas textiles es fabricar mascarillas higiénicas pero que no pasan de ahí. Cubren un segmento de la población y esa labor también es importante. Lo que pretendemos nosotros, además, es tener un nivel de fabricación elevado para tener un coste mínimo y salir al mercado con un precio competitivo.

- ¿Qué volumen de fabricación manejan y cuanto empleo generará Fortia?

-Se incorporarán a Fortia entre ocho y diez personas y, en cuanto a la fabricación, estamos hablando de entre cuatro y cinco millones de mascarillas quirúrgicas o 2R al mes y 1,5 millones de las FFP2, trabajando a un turno.

- ¿Una lección de esta crisis?

-Que a veces los confinamientos aportan mucho y otras poco. En este caso ha servido para mucho. Tenemos que valorar lo que tenemos en casa y no dejarlo marchar así como así.

- ¿Algo que añadir?

-Este es un proyecto para sumar fuerzas y esfuerzos de todos quienes estén interesados y no quiero dejar de destacar el apoyo que tenemos del secretario general de Industria, Raúl Blanco.

Compartir el artículo

stats