13 de mayo de 2020
13.05.2020
La Nueva España

La retirada de conducciones de agua da el pistoletazo de salida al derribo de las baterías de coque

La sociedad estatal Sepides estima que en dos meses tendrá las cuatro primeras parcelas en condiciones de ser urbanizadas y vendidas a empresas interesadas

13.05.2020 | 13:46
Las tuberías cortadas esta mañana.

La escenificación del inicio de la demolición de las baterías de coque de Avilés, inauguradas en 1957 y apagadas en 2019, ha sido llevada a cabo esta mañana en las inmediaciones de la estación de bombeo de agua bruta, un complejo ubicado fuera del perímetro de la coquería y que estaba unido a ésta por dos grandes conducciones, una para el paso de agua bruta procedente del pantano de Trasona y otra, para el agua a presión que abastecía a las baterías. Ha sido precisamente la retirada de los tramos centrales de esas tuberías la labor llevada a cabo por empleados de la empresa Excade, adjudicataria de los trabajos por un importe de 12.380 euros.

Como representante estatal en el operativo de desmontaje ha estado Javier Fernández, delegado en Asturias de Sepides. Así mismo, han sido testigos del inicio del fin de las baterías responsables de la empresa demoledora y técnicos de Arcelor desplazados al lugar por si hubieran de ser consultados sobre algún pormenor técnico del trabajo. La compañía siderúrgica, heredera de Ensidesa, fue la que gestionó las baterías de coque de Avilés en su última etapa productiva.

Los trabajos han comenzado a las 11.00 horas y continuarán en los días próximos. Esta primera fase del desmantelamiento de las baterías es relativamente "sencilla" de ejecutar, según han comentado los técnicos allí presentes esta mañana. Básicamente la tarea es cortar trozos de tubería y estructuras metálicas con soplete, posar esas piezas metálicas en tierra con ayuda de grúas, trocear el hierro para transportarlo a plantas de tratamiento de chatarra y, posteriormente, proceder a la demolición de la nave usada en tiempos como planta de impulsión de agua.

La previsión de Sepides es que el suelo que ocupa la estación de bombeo de agua quede liberado de las edificaciones que ahora lo ocupan en dos meses. El aprovechamiento de ese espacio serán cuatro parcelas de 1.500 metros cuadrados que, debidamente urbanizadas, se ofertarán a empresas interesadas en iniciar actividades en el parque empresarial "Principado de Asturias".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído