Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ley de Patrimonio avala mantener en pie más elementos en el plan de Baterías

Una publicación científica internacional recoge un alegato para conservar el conjunto, "de capital importancia para entender el cambio de Avilés"

La planta de suministro de agua bruta asociada a baterías de coque, que fue el primer elemento que cayó el pasado mayo, con el inicio de las demoliciones.

La planta de suministro de agua bruta asociada a baterías de coque, que fue el primer elemento que cayó el pasado mayo, con el inicio de las demoliciones. RICARDO SOLÍS

Los historiadores quieren ir a máximos en la conservación de elementos singulares del conjunto de Baterías de coque en Avilés, afectado por el plan de desarrollo industrial de la sociedad estatal Sepides. Si hace hoy una semana el presidente de la entidad, Antonio Cervera, aseguraba en una entrevista publicada en LA NUEVA ESPAÑA que es muy probable que uno de los gasómetros pueda quedar en pie, el criterio de revalorización patrimonial que defienden los conservacionistas va más allá. De ello dan cuenta en el último número de la revista Liño, una publicación científica de investigación sobre la Historia del Arte y el Patrimonio de carácter internacional donde el historiador y experto en Gestión y Uso Turístico del Patrimonio Industrial y Minero Rubén Domínguez Rodríguez explica que la ley de Patrimonio Cultural del Principado contempla la protección de elementos como las chimeneas, gasómetros, almacenes industriales y talleres mecánicos. "Todos ellos están presentes en el recinto de baterías de coque de Avilés", señala.

El experto recuerda que el conjunto industrial avilesino "no cuenta con ningún informe histórico-arquitectónico" que determine el valor real de un bien que fue incluido, dentro del conjunto total de la factoría de Ensidesa en Avilés, en el Plan Nacional de Patrimonio Industrial en su revisión del año 2011, realizada a instancias del Comité Internacional para la Conservación del Patrimonio Industrial (TICCIH) y del Instituto de Patrimonio Cultural de España. Pasada la media tarde del 30 de septiembre de 2019, el último horno de las baterías de coque de Avilés (el número 88) era apagado. Desde entonces se han sucedido las opiniones favorables a mantener en pie algo más que el testimonial gasómetro que anunció Cervera.

Desde la Asociación de Arqueología Industrial Incuna ya se advirtió que el de Baterías es proyecto de gran importancia económico-cultural en Avilés, con repercusiones en Asturias ante la oportunidad de recuperar para el uso ciudadano elementos de la historia reciente de la ciudad que forman parte singular de sus señas de identidad. "Porque Avilés no se entiende sin Ensidesa y viceversa, ponderar unos y otros extremos, es un asunto central para considerar a cualquier decisión política y técnica", aseguraron los responsables de Incuna en febrero.

Y dentro del necesario proceso de revalorización patrimonial y concienciación ciudadana, los primeros en hacerse eco de la relevancia histórica, arquitectónica y paisajística de algunos de estos elementos de las baterías fueron la plataforma digital Monsacro y el Centro de Estudios del Alfoz de Gauzón. Pese a que el conjunto no cuenta con protección patrimonial, recuerda Domínguez, hay que destacar el artículo 76.2 de la Ley 1/2001, de 6 de marzo, de Patrimonio Cultural del Principado contempla de manera específica la protección de, entre otros, elementos como las chimeneas, gasómetros, almacenes industriales y talleres". ¿Qué cabe hacer ahora? Argumenta el experto en patrimonio industrial que conservar, rehabilitar y poner a disposición de los vecinos y visitantes mediante nuevos usos industriales o culturales este conjunto, permitiría "la reconciliación de una sociedad con su historia más reciente, a menudo menospreciada". Incide Rubén Domínguez en su informe en la revista Liño que resulta "de capital importancia" mantener esos elementos "para comprender quiénes somos y qué motivó que Avilés cambiase, un día, el rumbo de su historia para siempre de manera irreversible".

El informe "Baterías de cok de Ensidesa (Avilés): fundamentos para su conservación y protección" cuenta con el apoyo de entidades como el Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias. Su vicedecano, José Ramón Puerto, reflexionaba así en las páginas de este diario sobre la confusión en torno al proyecto: "Primero se nos dijo que había que tirarlo todo, luego nos dicen que no, que se guardan un gasómetro... parece que nos están entreteniendo", señaló el arquitecton quien sostiene que "no sólo" el gasómetro, "también las chimeneas" forman parte intrínseca" de Avilés. "Es como la Puerta de Alcalá a Madrid", aseguró el representante del Colegio Oficial.

Compartir el artículo

stats