Esta misma semana le habían ingresado en el Hospital San Agustín: un último achaque en una colección de ellos en su vida larga. José María León Pérez, al que todos conocían como Pepelón, falleció en la madrugada de ayer después de 89 años por el mundo. "Su profesión de médico le había acercado mucho a la gente. Teníamos muy buena relación. No compartimos ideas, pero nos teníamos respeto. Atendí mucho los consejos que me dio para el gobierno del concejo. Fue un alcalde democrático y merece todos los honores", destacó Yasmina Triguero, la actual alcaldesa de Castrillón. "He acordado con los grupos municipales decretar tres días de luto oficial y poner, en consecuencia, las banderas del Consistorio a media asta", determinó Triguero. "La situación actual no hace recomendable establecer una capilla ardiente, pero el próximo Pleno vamos a acordar los grupos una declaración conjunta", apostilló la regidora.

León Pérez encabezó la lista que el Partido Popular (PP) presentó a las municipales de 1995. Fue la más votada: hasta la fecha, el concejo había estado en manos de alcaldes socialistas. El antiguo médico de la Real Compañía Asturiana de Minas (RCAM) y Asturiana de Zinc (Azsa) fue, entonces, por primera vez Alcalde. El poder lo perdió un año después como consecuencia de una moción de censura firmada, al alimón, por el PSOE e Izquierda Unida (IU). La segunda vez que tomó el bastón de mando fue en 1999. La tercera vez fue en 2003.

Ángela Vallina, que fue la primera alcaldesa de Castrillón, lamentó también la muerte de Pepelón: "Mantuve diferencias políticas con él pero, a pesar de ello, tuvimos una relación muy cordial más allá de las privatizaciones o de la moción de censura: las diferencias se quedaban dentro de ese ámbito municipal del Ayuntamiento. En la calle, fuimos dos vecinos bien avenidos y siempre con una palabra amable dispuesta", destacó la actual portavoz de IU en la Junta General del Principado.

"Fue un excelente alcalde de Castrillón, el único del centro derecha en la etapa democrática, un alcalde de todos. Fue muy significativo para el progreso de este concejo que tanto apreciaba y al que se dedicó con entrega", señaló Eloy Alonso Prieto, portavoz del PP en Castrillón. "Para ser un buen alcalde y conseguir el respeto de los vecinos hay que ser 'buena gente' y sin duda lo era. Era un hombre educado, tolerante, generoso, volcado en su concejo y que no anteponía la ideología", añadió el actual portavoz de los populares.

Iván López, el portavoz de los socialistas en el municipio quiso destacar también "su trayectoria humana y profesional, con mucho arraigo y cercanía entre amplios sectores de población". El también concejal Obras y Medio Ambiente señaló que León Pérez "fue uno de los protagonistas de una época ciertamente convulsa de la política local en Castrillón. Desde la discrepancia ideológica, queremos manifestar nuestro respeto en lo institucional".

Eva Menéndez, la portavoz de Podemos en Castrillón y responsable de las políticas de Igualdad del municipio, señaló: "A pesar de las diferencias ideológicas, las pocas veces que coincidimos sentí que era una persona cordial y muy involucrada e interesada en su municipio. Por tanto, como alcalde que fue, merece los honores que desde el Ayuntamiento correspondan".

"Trabajador y luchador incansable que salvaguardó no solo la salud de los castrillonenses y avilesinos como médico, sino también como político. Siempre se interesó en dar lo mejor de sí para su 'pueblo'. Esta doble faceta la compartió con su abuelo, por lo que nadie puede dudar de que los 'oficios' y la política muchas veces se llevan en la sangre. José María León fue un político del que las generaciones que le sucedieron tendremos que recordar como una persona afable y cercana, locuaz, con una gran capacidad de liderazgo y un enorme compromiso. Cualidades de las que desgraciadamente muchos políticos adolecen en estos tiempos convulsos que vivimos". señaló poro su parte Lupe Fernández, portavoz de Ciudadanos en Castrillón. .

"Pepelón hoy se ha ido, pero quedará para siempre su legado y su buen hacer en nuestro concejo", destacó Alberto Hevia, portavoz de Vox en el Consistorio castrillonense.

La peripecia política de León Pérez fue larga y accidentada. Cuando fue alcalde fue gracias al PP, partido en el que dejó de militar ante el rechazo de su cúpula a que Francisco Álvarez-Cascos fuera el candidato a la presidencia del Principado (finalmente lo fue, pero por Foro Asturias). En 2013, su segundo partido le dedicó un homenaje. Las cosas sonaron a despedida: "Tengo un problema cardíaco y voy a pasar por el quirófano. He pedido el relevo por razones de salud", señaló entonces. Fue el penúltimo de sus achaques. Hace poco más de un mes, tropezó en el portal de su vivienda. No quiso que le llevasen al hospital, donde terminó sus días.

León Pérez se había quedado viudo a comienzos del año pasado, entonces su vida cambió. Esta semana lo ingresaron en el San Agustín. Tenía dos hijos. Uno de ellos, en Orense, y el otro en los Estados Unidos. El primero había llegado a Salinas días antes del fallecimiento del exalcalde. El otro hijo no puede viajar a Europa porque la UE ha cerrado las fronteras con los Estados Unidos.

José María León Pérez había nacido en Salinas el 30 de noviembre de 1930; estudió Medicina en Madrid, profesión que ejerció hasta su jubilación primero como médico de la Real Compañía Asturiana de Minas (RCAM) y después en el San Agustín y el Hospital de Avilés. José Menéndez Guerra, el último gerente de este último, lamentó la muerte de su compañero: "Estoy apenado por la muerte de Pepelón. Lo conozco de toda la vida y nos apreciábamos mucho. Era muy buena persona y muy activo. Fue director del Hospital después de López Sendón y antes de Rafael Arjona: desde 1979 a 1985, época muy complicada para el Hospital".

La política y la medicina definieron la vida de León Pérez, pero dejó huella en la sociedad civil castrillonense. Juan Luis González el presidente del Real Club Náutico de Salinas, apuntó: "José María fue presidente del Náutico entre 1975 y 1978. Siempre estuvo muy vinculado al Club. Su abuelo materno, José María Pérez, fue el primer vicepresidente del club, que se fundó en 1915. Y su padre, Adolfo León, también ejerció varios cargos directivos desde 1917. Bajo la presidencia de Pepelón se nombró presidente de honor del club al entonces Príncipe de Asturias don Felipe de Borbón. Lamento mucho su fallecimiento era uno de nuestros socios de referencia. Le echaremos de menos. La última vez que lo vi en el Club fue el 28 de febrero, justo antes de la pandemia y con motivo de la inauguración del restaurante. Siempre estaba interesado por todo. Entonces intercámbianos unas palabras sobre los proyectos de futuro del club", concluyó González.