Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SERVANDO DE LA TORRE | EXEMBAJADOR ANTE LAS REPÚBLICAS CAUCÁSICAS, LA OTAN Y LA UNESCO

"Don Juan Carlos debe estar en España: es un español más y ha hecho mucho por este país"

"Reino Unido confía, nostálgicamente, en que su capacidad de influencia se mantendrá como en tiempos del Imperio Británico en el siglo XIX"

Servando de la Torre, ayer, dictando su ponencia.

Servando de la Torre, ayer, dictando su ponencia. MARA VILLAMUZA

Servando de la Torre (Madrid, 1942) fue embajador en las repúblicas caucásicas, representante oficial de España ante la OTAN y delegado español ante la Unesco y los organismos internacionales con sede en Viena. Uno de ellos es el Organismo Internacional de Energía Atómica. Está jubilado desde hace siete años, pero

- La pandemia cerró las fronteras de la Unión Europea. ¿Volverá a suceder?

-Me parece haber leído, no sé si ayer o antes de ayer, que Bruselas no quiere que eso suceda. Sería un desastre... Pero, bueno, esto son opiniones mías.

- Por eso le pregunto.

-Tenemos que acostumbrarnos a esta enfermedad: va a estar con nosotros mucho tiempo. Tenemos que controlarla, pero la enfermedad está ahí.

- ¿La enfermedad puede retraer a los estados sobre sí mismos?

-Creo que no. Hay que saber que la vida es así y que tenemos la enfermedad sobre nosotros. Está descontrolada, pero también está descontrolado el cáncer o el sida. Lo que hay que hacer es investigar.

- Este curso de Portugal, ¿es una isla de iberismo?

-No. Es sólo una plataforma de contactos con nuestros colegas portugueses del mundo académico. La relaciones entre España y Portugal han sido siempre complejas: nunca han sido muy fáciles, hemos tenido diversos problemas. No es exactamente iberismo.

- ¿No hay aquí un culto de hermandad ibérica, entonces?

-Es que el iberismo es un concepto político y lo que hacemos aquí no es política, es comunicar lo que sabemos de un lado y del otro de la raya.

- En tres meses, el Reino Unido se termina de marchar.

-Esto es fatal. Lo que no veo es que en el mundo de la globalización, en el de los grandes, el Reino Unido tenga la capacidad para sentarse en la mesa e imponer decisiones en las distintas negociaciones cuando habla en directo con los grandes: con China, con Estados Unidos, con la India... Confían, nostálgicamente, que su capacidad de influencia se mantendrá igual que cuando encabezaban el Imperio Británico con la Commonwealth en el siglo XIX. No sé si en el siglo XXI su capacidad de influencia va a ser la misma, pero ese es su problema.

- ¿Necesitamos a los ingleses?

-Por supuesto. Su marcha nos viene fatal. Nosotros tenemos un inmenso comercio, activo y pasivo: compramos y vendemos enormemente al Reino Unido. Nuestros grandes bancos están constituidos allí como bancos ingleses. Iberia, las grandes líneas aéreas españolas, en realidad son parte británicas. El problema es cómo Iberia va a poder volar en la Unión Europea si es una empresa que pertenece a un país tercero. Tenemos a los ingleses con nosotros en España: jubilados que vienen aquí con su pensión, es decir, que sólo nos aportan gasto en la atención clínica. Son un montón de gente que vive aquí todo el año.

- ¿El exjefe del Estado tiene que estar en Abu Dabi?

-Don Juan Carlos tiene que estar en España porque es un español más y ha hecho muchas cosas muy importantes por este país. Es un hecho real que don Juan Carlos es parte de nuestra historia reciente. Me gustaría que viviera en España.

- Usted estuvo en la OTAN.

-Cinco años. Y allí fue donde más he aprendido. Me di cuenta de que hay reuniones bilaterales: el ministro de tal país se reúne con el de otro. Estas reuniones están preacordadas, pero en la OTAN hay otro tipo de reuniones: el presidente de los Estados Unidos y el del Gobierno español. Están ellos dos solos en una habitación, sin intérpretes, con los embajadores. Ahí negocian algo en secreto, por conveniencia de los dos. Para desbloquear sí existen estos encuentros. Y, claro, aquí también hay una parte personal importante. Pero las grandes negociaciones siempre van sobre papeles articulados.

- Estados Unidos se queja de que Europa no paga lo que debe.

-Esto es como lo de los móviles. Soy de Apple, una compañía que anuncia ampliaciones de gigas, de servicios... Mi teléfono es mejor que el de la competencia. La guerra ya no es como cuando Napoleón: cinco mil soldaditos contra tres mil en una llanura. La guerra ahora es a base de "gadgets", de inventos. Son inmensos. El arma es disuasiva: yo tengo más que tú. Se han abandonado los tratados de euromisiles de alcance intermedio y eso es fatal, es la base del equilibrio después de la Guerra Fría. ¿Y qué sucede? Que Rusia dice que tiene un misil hipersónico. Los americanos han empezado a decir que tienen uno: no lo sé. Entonces la OTAN también lo debe tener. ¿Y quién lo hace? Pues los Estados Unidos. Por eso se quejan de que pagamos menos. Pero, a lo mejor, no es necesario.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats