Un hombre, herido con arma blanca, y otro, su agresor, detenido y recluido en dependencias de la Guardia Civil a la espera de pasar por el juzgado de guardia de Avilés para prestar declaración. Este es el balance de una pelea iniciada sobre las nueve y media de la tarde del pasado jueves en la localidad corverana de Cancienes. Los vecinos de esta apacible parroquia aún están atónitos por un suceso que estuvo a punto de costar una vida.

A falta de que los agentes de la Guardia Civil de Cancienes -en la localidad existe un puesto de la Benemérita que dista apenas 150 metros del lugar donde sucedió la pelea- completen y entreguen su informe, los pocos datos que se conocen de lo ocurrido los proporcionan vecinos de la zona.

"Fue algo que, al parecer, empezó como una pelea y degeneró en paliza con arma blanca incluida", relata uno de los residentes en Cancienes que ayer por la mañana se interesó por lo ocurrido. El lugar de los hechos se sitúa en el centro neurálgico del ocio de la localidad: la "carretera general" (AS-17, Avilés-Oviedo), entre dos bares ubicados a uno y otro lado de la calzada. Existe la presunción de que los hombres que acabaron enzarzados en la pelea coincidieron en uno de los establecimientos, pero sea como fuere lo cierto es que se enfrentaron en un momento dado y de las manos uno de ellos pasó a las armas, blandió un cuchillo y se lo clavó a su oponente hiriéndolo de gravedad. El hombre herido se encuentra en el HUCA, estable dentro de la gravedad.

La Guardia Civil, una vez avisada de lo ocurrido, tomó declaración a testigos y obtuvo pistas que permitieron la identificación y detención del agresor, al que echaron el guante ayer mismo por la mañana. Está previsto que el detenido pase hoy a disposición judicial en Avilés. En función de los testimonios y del informe de la Guardia Civil se le podría imputar un delito de lesiones o de intento de homicidio.