DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agentes de vigilancia pesquera se forman como pilotos de drones para frenar el furtivismo

La tercera fase del plan pionero en Asturias será la adquisición de vehículos aéreos no tripulados

El director general de Pesca, Francisco González.

El director general de Pesca, Francisco González. MARCOS LEÓN

La Dirección General de Pesca Marítima cuenta con 16 agentes de vigilancia pesquera que trabajan distribuidos en cuatro equipos. Una de sus misiones es luchar contra el furtivismo, que afecta especialmente a los perceberos asturianos, que días atrás lanzaron un mensaje de auxilio al Gobierno regional: urgían la puesta en funcionamiento de un sistema de vigilancia con drones, prometido en noviembre de 2018, para dar con los ladrones de marisco. Desde Pesca confirmaron ayer que este plan pionero en la región está ahora en la segunda fase de ejecución -la primera, ya concluida, fue la contratación de vuelos experimentales para comprobar la efectividad de este tipo de vigilancia en el litoral-, que pasa por formar y capacitar a los agentes de vigilancia como pilotos de drones. "La previsión es que la formación comience este mes", dijo una portavoz de la Consejería, al tiempo que subrayó que este proceso se ralentizó por la crisis sanitaria.

La formación de los agentes de vigilancia es "fundamental" para que el programa obtenga buenos resultados contra los furtivos: "Los drones deben poder usarse en el momento en el que se detecte la acción, por lo que es necesario que los agentes de inspección puedan volarlos". El siguiente paso, o tercera fase del proyecto de vigilancia, será adquirir los drones para los equipos de vigilancia.

"La Dirección General de Pesca Marítima ha hecho un importante esfuerzo en la mejora de los medios materiales de los agentes de inspección, se ha procedido a la renovación total de la flota de coches de inspección y a la licitación y próxima construcción de una patrullera de inspección pesquera", manifestaron desde el Gobierno autonómico, conscientes de que el furtivismo ataca sobremanera a los perceberos asturianos.

En concreto, en cuanto a los medios materiales, el Gobierno regional anunció a mediados de junio que destinaría 1,7 millones de euros a la construcción de un barco para inspección y vigilancia pesquera para la Dirección General de Pesca Marítima. Según indican desde el Ejecutivo autonómico, esta embarcación pretende contribuir "a reforzar la lucha contra el furtivismo y la pesca ilegal, tanto para la actividad profesional como para la deportiva". La partida aprobada para la construcción del buque se distribuye en tres anualidades: 150.000 euros para este año; 1,2 millones para 2021; y 350.000 para 2022. El proyecto está cofinanciado por la Unión Europea a través del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca.

Los mariscadores asturianos, entre tanto, confían en que las iniciativas tomadas por el Gobierno regional contribuyan a frenar a los ladrones de percebes, que este año, dicen, son más numerosos que en temporadas anteriores.

Compartir el artículo

stats