Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los sociólogos atribuyen el declive demográfico en Avilés a la falta de oportunidades para los jóvenes

La suma de baja natalidad, escaso atractivo residencial y saldos migratorios negativos, raíz de Avilés como ciudad europea más envejecida

"Avilés no es una ciudad atractiva para vivir", coinciden sociólogos y expertos en demografía. Lo certifica el hecho de que en cuatro décadas la ciudad pasará de estar entre las urbes con más densidad de población joven en la Unión Europea, a ser de las más envejecidas. "Técnicamente hay poca población con capacidad reproductiva", señala el sociólogo Arsenio Valbuena en la lectura más inmediata de las cifras pero, además, añade, quedan lejos aquellas décadas de la explosión del empleo industrial, que atrajo a Avilés a población joven vinculada a un puesto de trabajo. "Hoy, ni multinacionales como DXC logran mantener ese tirón", asegura.

El análisis que concreta Rafael Puyol del drástico cambio que se plantea hacia 2025 es claro. Tres son las razones que aduce el catedrático de Geografía Humana, exrector de la Universidad Complutense de Madrid y presidente de la Universidad Internacional de La Rioja. "Tenemos una caída acusada de la natalidad, las nuevas cohortes de jóvenes se van fuera y la migración de jóvenes y adultos por la industralización no existe", reflexiona. Esos tres factores, dice Puyol, "aumentan el envejecimiento y reducen la base de la pirámide". Tampoco es Avilés polo de atracción para jóvenes de otros concejos de Asturias porque cesaron hace tiempo esos movimientos de población.

Ante el riesgo de convertirse en una ciudad de octogenarios, el exrector de la Complutense y experto en Demografía plantea varias acciones correctoras. "Necesitamos una política de ayuda familiar real para soportar el coste de tener un hijo, no una política natalista. Hace falta vivienda, enumera sin perder de vista que "cuando la economía va bien, la demografía también funciona bien". Sobre la mesa, como tarea pendiente para los políticos, expone varios asuntos. Por ejemplo, que va a ser necesario que los mayores se mantengan varios años más en el mercado de trabajo. "Las medidas planteadas hasta ahora no han dado resultado", recalca Puyol.

Para Jacobo Blanco, decano del Colegio de Sociólogos de Asturias, el hecho de que "se vaya más gente de la que llega produce irremediablemente, un envejecimiento". Revertir esa tendencia, arguye, se presenta como tarea "imposible", por ello, apunta, "deberán establecerse políticas de adaptación a esa nueva realidad". Si asistimos un retroceso del empleo industrial, en torno a un tercio menos, precisa, "Avilés no tiene el mayor de los atractivos para vivir". Y cuando ese empleo depende "de muy pocas empresas, muy grandes, que no pasan por su mejor momento" solo cabe pensar en mejorar el atractivo residencial. Sucede en todo el área metropolitana de Asturias: "No ha habido el dinamismo suficiente para cubrir los huecos que van quedando libres: en Oviedo, el viejo HUCA.

Valbuena cree que con un plan de vivienda accesible para jóvenes "volverán los tórtolos y cigüeñas" de mediados de los ochenta a Avilés.

Compartir el artículo

stats