Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los sanitarios defienden que todos los hospitales tengan servicio de geriatría

Los especialistas en el cuidado de mayores analizan el envejecimiento de la población como "una oportunidad y un éxito social y de salud"

Ancianos conversando bajo un paraguas en el parque Ferrera.

Ancianos conversando bajo un paraguas en el parque Ferrera. MARA VILLAMUZA

Ante el envejecimiento se plantean retos que, a juicio de Manuel Bermúdez de la Granda, presidente de la Sociedad de Geriatría y Gerontología del Principado, hay que analizarlos teniendo en cuenta que la población no envejece sino las personas. "A veces perdemos la perspectiva y hay que pensar en la

¿Y a qué retos se enfrenta Avilés, que de no cambiar las tornas se aventura como una de las ciudades más envejecidas de Europa? "Hay retos sociales, económicos y sanitarios. Pero, a mi modo de ver, el reto fundamental es promover un envejecimiento activo, que nuestros mayores vivan con la mayor calidad de vida posible, que vivan el mayor numero de años libres de discapacidad o dependencia", apunta De la Granda, que sentencia: "Retrasar la discapacidad es el mayor reto de nuestros mayores.

De esto, precisamente, existe ya abundante literatura de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Según los primeros, los tres pilares del envejecimiento activo son: el bienestar físico (salud), el mental (participación en la sociedad de acuerdo con las necesidades, capacidades y deseos de las personas mayores, tanto individual como colectivamente) y el social (la seguridad y la protección, los cuidados a las personas que necesitan asistencia).

¿Y la receta para alcanzar el envejecimiento activo? El presidente de la Sociedad de Geriatría y Gerontología del Principado no duda en los ingredientes que hay que mezclar: fomentar el ejercicio físico en las personas mayores, desde caminatas a ejercicios de fuerza y una alimentación rica, sobre todo, en proteínas. Destaca también la importancia de que los mayores tengan una vida social activa y protección económica. "También es fundamental detectar en lo posible la soledad y el maltrato", recalca Bermúdez.

Y desde el punto de vista sanitario, incide De la Granda en la importancia de dotar a los hospitales de la región de servicios de geriatría con profesionales especializados. El área sanitaria avilesina es, en este sentido, privilegiada. Al trabajo que se desarrolla en la Fundación Hospital de Avilés, especializado en pacientes geriátricos y cuidados paliativos, se suma un novedoso programa de atención médica impulsado en el año 2018 en el que un geriatra atiende a las personas mayores de 65 años con alto grado de dependencia que viven en cualquiera de las 23 residencias de mayores que hay repartidas por el ámbito territorial área sanitaria de Avilés (concretamente 1.380 personas).

Gracias a este programa ahora en fase de implementación un 33 por ciento de los pacientes geriátricos evitó su ingreso en el hospital durante el año 2019, como avanzó entonces este diario. Con este mismo programa se activaron varios protocolos de actuación a nivel preventivo para evitar caídas, úlceras por presión, broncoaspiración, infecciones y enfermedades respiratorias crónicas.

"Se trata, como dice mucho un colega sanitario, de añadir vida a los años, no años a la vida", concluye el presidente de la Sociedad de Geriatría y Gerontología, que ejerce en el Hospital Monte Naranco de Oviedo y conoce de primera mano la realidad de la región. Y de toda Asturias destaca sobre manera Avilés, que según los cálculos de los expertos será una de las ciudades más envejecidas de Europa en pocos años. La suma de baja natalidad, el escaso atractivo residencial y los saldos migratorios negativos son, según los especialistas, las raíces de un problema que viene de atrás.

Fruto del envejecimiento de la población, Avilés ha decidido sumarse a la Red Mundial de Ciudades y Comunidades amigables con las personas mayores. La propuesta la llevó Cambia Avilés al pleno ordinario de agosto como moción. Todos los grupos votaron a favor salvo Vox, que se abstuvo. Se trata de una iniciativa centrada en la acción local, que aborda de manera integral los aspectos que afectan al día a día de pueblos y ciudades y lo hace promoviendo la participación de las personas mayores, teniendo en cuenta sus necesidades, opiniones y propuestas en el proceso de análisis y mejora de la localidad en diversos ámbitos, con el fin último de promover un envejecimiento saludable y activo.

La Red Mundial de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores forma parte de la estrategia de la OMS para la década del Envejecimiento Saludable (2021-2030).

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats