Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres avilesinos impulsan un centro de formación de buceo en el muelle pesquero

La inversión ronda los 200.000 euros e incluye un edificio para impartir las clases y un pantalán con capacidad para tres embarcaciones

Recreación del centro de buceo en el muelle pesquero.

Recreación del centro de buceo en el muelle pesquero.

Un centro de formación de buceo recreativo y profesional en pleno muelle pesquero. Este es el proyecto que tienen entre manos tres socios avilesinos que optan a una subvención del Instituto de Desarrollo Económico del Principado de Asturias (Idepa) para poner en marcha este proyecto empresarial. La inversión ronda

Esos tres socios están detrás de la firma Kraken, una sociedad limitada que ha solicitado concesión administrativa a la Autoridad Portuaria para ocupar una nave y parte de la superficie del muelle pesquero para poner en marcha un centro de buceo recreativo y profesional así como de formación en actividades relacionadas con el mar. La petición se encuentra en el trámite de exposición pública para que, de haberlas, puedan presentarse alegaciones.

La nave en cuestión se encuentra en la explanada del muelle pesquero que los marineros utilizan para almacenar las redes y en medios portuarios sostienen que se encuentra sin uso ya desde hace tiempo. Se trata de una instalación degradada por el paso del tiempo para la que ahora se proponen nuevos usos.

Los socios avilesinos, aficionados al submarinismo, cuentan con una escuela de buceo recreativo en Gijón, en el muelle de La Osa, unas instalaciones que se les han quedado pequeñas (suman ya unos 600 socios). Ahora, buscan "profesionalizar" su proyecto, dar un paso más.

"Uno de nuestros socios se ha formado para poder impartir cursos profesionales. En el muelle de La Osa no teníamos ya espacio suficiente y, como avilesinos, buscamos ubicación para seguir adelante en nuestra ciudad. Queremos montar esa escuela en la ría y añadir a la oferta recreativa la formación para profesionales del buceo, muy demandada y con apenas oferta en Asturias", explica Ignacio Rovés. Sus planes son ambiciosos. Pretenden ofrecer formación para sectores concretos, como para la reparación de buques y para profesionales del submarinismo que participan en la instalación de parques eólicos marinos ("offshore").

La nave en cuestión tiene 300 metros cuadrados de planta. El proyecto incluye dos aulas, de 40 metros cuadrados cada una, enfermería y espacio de oficina. La planta baja se reserva para las duchas y vestuarios y el inmueble cumplirá los criterios de accesibilidad. Para acceder a las embarcaciones en las que se realizarán las salidas, se proyecta habilitar un pantalán en la zona más próxima al cantil con capacidad para tres lanchas. Los socios confían en lograr financiación y los permisos para poder empezar las obras "en meses".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats