Un tren de Feve, de la línea Gijón-Cudillero, ha descarrilado esta mañana entre las estaciones de Soto del Barco y Pravia, (en concreto entre Soto y Riberas). De las 20 personas que viajaban, tres han resultado heridas. En la zona trabajan ahora bomberos, Guardia Civil y un equipo sanitario desplazado en ambulancia.

"La parte delantera del tren quedó bajo tierra", dice Iria Gómez, una de las viajeras aún con el susto en el cuerpo. Según las primeras informaciones, el descarrilamiento se produjo como efecto de un desprendimiento de tierras, que habría afectado al convoy. La circulación entre Gijón y Cudillero permanece interrumpida en estos momentos y así lo está informando el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias desde sus canales de contacto con los clientes.