DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un joven asturiano se adelanta a la Navidad e instala 20.000 luces en su casa

Miguel Busto tiene además un árbol de siete metros de altura en su finca de La Trapa

Parte de la instalación de luces de Navidad en la finca de Miguel Busto. En el círculo, el joven, durante el montaje de su instalación en La Trapa.

Parte de la instalación de luces de Navidad en la finca de Miguel Busto. En el círculo, el joven, durante el montaje de su instalación en La Trapa.

Si la fiesta de Halloween llegó a Molleda antes que ningún lugar, probablemente del mundo, ahora ocurre lo mismo con la Navidad, que ya puede admirarse en el barrio de La Trapa, casi dos meses antes del 25 de diciembre. El joven Miguel Busto Rodríguez ha querido adelantarse con la decoración de la casa de sus abuelos, en el barrio de La Trapa, para celebrar la que será la Navidad más anómala de los últimos años. Busto Rodríguez es consciente de ello y afirma que esa cuestión no le ha condicionado para instalar sus juegos de luces. “Tengo un árbol de siete metros, 2.000 luces, el pasamanos tiene bolas rojas y espumillón... hay una parte que es un bosque encantado y otro árbol de unos cuatro metros y cerca un Papá Noel montado en un carro como si fuera su trineo”, señaló el joven, de 22 años, que confirma un año más, y ya van tres consecutivos de esta instalación, que es un apasionado del mundo de la iluminación. “También hay tonos rojos y verdes en referencia a los elfos y hay espacios reservados para paquetes de regalos”, detalló.

Ya es Navidad en Molleda

La pandemia obliga a limitar al máximo las reuniones sociales y familiares para frenar el avance de los contagios y, salvo un gran cambio en la dinámica de los datos de las últimas semanas, los encuentros de finales de año prevén reducirse a la mínima expresión. La Navidad, como fecha tradicional de reunión, está en el aire y Miguel Busto aún duda si sus familiares de Córdoba podrán venir a Asturias a celebrarla con los suyos “A ver cómo están las cosas para entonces, pero será difícil que puedan acercarse”, señaló el joven avilesino, quien anima a los vecinos de la comarca, una vez finalice el cierre perimetral de Avilés, a “disfrutar de la iluminación” que ha diseñado en los exteriores de la casa de sus abuelos, Florentina Viña y Agustín Álvarez.

Compartir el artículo

stats