El comercio y la hostelería son esenciales para la economía de Avilés, motivo por el que LA NUEVA ESPAÑA pretende dar visibilidad y apoyo a estos dos sectores a través de una nueva campaña. El espacio #soisesenciales presenta a los pequeños negocios de la ciudad, comercios y locales de restauración, que están siendo muy castigados por las consecuencias económicas de la crisis sanitaria. La campaña cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Avilés y está abierta a la incorporación de todas aquellas instituciones o entidades que quieran mostrar su respaldo al comercio y la hostelería local.

Los dueños de los pequeños negocios avilesinos, los propietarios de bares, restaurantes o sidrerías y el resto de los autónomos que se han visto obligados a cerrar sus puertas afrontan un momento crítico. Muchos de ellos echan cuentas y empiezan a considerar una tarea ardua volver a abrir sus negocios si las administraciones no ponen en marcha planes de ayuda para salir de un pozo cada vez más profundo. Si la pandemia no se reconduce, comerciantes y hosteleros vaticinan “un futuro muy negro” y “cierres en cadena” en dos sectores cruciales para la economía local.

María José Acedo

María José Acedo, comerciante: “Nos cierran, pero los impuestos siguen igual”

“El pequeño comercio está viviendo este cierre con incertidumbre”, manifiesta María José Acedo Gutiérrez, al frente de la mercería “Anuka”. “Pasan los días y seguimos a la espera de noticias. Mientras tanto, el cobro de los impuestos sigue igual que siempre”. Gutiérrez cuestiona qué actividades son esenciales: “Mi actividad provee prendas de abrigo, bienes que no son de extrema necesidad pero sí lo suficientemente importantes para el cuidado de las personas”.

Favila

Favila, artista: “Las salas de arte no son espacios masificados”  

El pintor Amado Hevia, “Favila”, afirma que la situación sanitaria ha reducido a la mínima expresión la vida social y por ello, ahora tiene más tiempo para pintar. “Si en el lado positivo está, en mi caso, disponer de tiempo para poder pintar en la calle, en el lado negativo están las pocas ventas y exposiciones; mismamente, en Oviedo tuve que suspender una”, destacó el artista, que considera, a su vez, que las salas de arte “podrían abrirse, porque salvo en las presentaciones no son espacios masificados”. 

Jorge Tovar

Jorge Tovar, hostelero: “El primer trimestre de 2021 será la puntilla”

Jorge Tovar es hostelero y, a su juicio, el futuro se presenta negro: “Muchos comerciantes y hosteleros no sabemos si podremos volver abrir las puertas. Se necesitan urgentemente ayudas directas para paliar la sangría de gastos a la que debe hacer frente cualquier negocio y la falta de ingresos por el cierre forzoso”. A su modo de ver, la llegada del primer trimestre del año “será la puntilla para muchos de nosotros”. “Muchos negocios se verán abocados al cierre”, avisa.

Marga Fernández

Marga Fernández, comerciante: “Deberíamos abrir todos con aforo limitado”

“Realmente no considero que mi tienda sea esencial en estos momentos, pero no menos que una floristería, quiosco, librería, lavandería, lotería o pastelería; considero que sería mejor que todos abriéramos con aforo limitado y siguiendo el protocolo establecido, que en mi caso ya estaba haciendo”, sentencia Marga Fernández, al frente de “Malosa Lula”. Fernández no descarta el cierre del negocio: “Esto es insostenible, muy triste”.

Jorge Menéndez

Jorge Menéndez, hostelero: “Si las ayudas son para 2021 llegarán tarde”  

“Estamos fastidiados, estamos cerrados y tenemos que seguir haciendo frente a gastos como la luz, la renta, el agua...”, apunta Jorge Menéndez, que regenta un bar en la calle Galiana. El hostelero habla también de las ayudas de la administración a su sector: “Si esas ayudas son para 2021 llegarán tarde para mucha gente y si son de 400 euros no será suficiente, el agua la siguen pasando cada dos meses y el recibo de autónomos hay que seguir pagándolo”.

Esther Martínez

Esther Martínez, hostelera: “Ni la hostelería ni el comercio son culpables” 

“Se nos ha criminalizado desde el primer momento, y después de diez días cerrados siguen aumentando los infectados. El futuro ahora es negro: habrá muchos negocios que se quedarán por el camino”, señala la hostelera Esther Martínez, que considera que los representantes políticos “tuvieron muchos meses para planificar la segunda ola a nivel sanitario cuando éramos la mejor comunidad de España libre de covid”.