Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ocho montajes que se llevó el confinamiento, para 2021

El Ayuntamiento y el Centro Niemeyer negocian la reubicación de buena parte del ciclo teatral de otoño, mermado por el Principado

Espectadores del estreno avilesino de "Ay, Carmela".

Espectadores del estreno avilesino de "Ay, Carmela".

Este mes de noviembre avilesino va a quedar como un conjunto vacío en lo que a representaciones teatrales se refiere: por culpa de las medidas del confinamiento perimetral del concejo, del estado de alerta naranja y por la fase 2 atenuada impuesta por el Gobierno del Principado a cuenta del coronavirus.

Tanto el teatro Palacio Valdés –en su fiesta del centenario más accidentada posible– como el Centro Niemeyer trabajan ahora en reprogramar todo lo que ha quedado suspendido. Y esta tarea va a ser compleja: cada espectáculo es un mar de agendas que cuadrar. Lo que está claro es que el año 2021 está en el horizonte para devolver a su seno una de las señas de identidad de la vida cultural avilesina y, en consecuencia, asturiana: el teatro.

Las variables son las siguientes: por un lado están los dos estrenos programados en otoño; por otro, las funciones fuera de ciclo y, al final, las obras en gira.

En todos los casos, las dos instituciones, que cooperan juntas desde 2013 en lo que se refiere al campo de artes escénicas, trabajan en la devolución de las entradas a los espectadores y también en la reubicación de los montajes (existe la posibilidad de perder los estrenos nacionales, que son como la guinda más reclamada por el público avilesino). Las nuevas fechas no están todavía cerradas y es que se acerca la Navidad, que tiene, usualmente, una programación singular ajena a los ciclos.

Los datos

2 Dos estrenos absolutos pendientes

Noviembre tenía que haber sido el mes de “Yo la maté” y “Lope y sus doroteas”.

3 Lope, protagonista del mes de noviembre

El Fénix de los Ingenios estaba presente en tres de las funciones del mes.

2 “Mauthausen. La voz de mi abuelo”, dos veces suspendida

Han suspendido dos veces la representación del montaje de Inma González. 

El confinamiento se ha llevado varias oportunidades a celebrar: un “festival” dedicado a Pablo Remón, que es uno de los dramaturgos con mayor proyección del momento en España. En el Niemeyer estaban previstas su “Doña Rosita Anotada”, a cuenta de “Doña Rosita la soltera”, de Federico García Lorca, y “Sueños y visiones de Rodrigo Rato”, una investigación sobre el exvicepresidente de José María Aznar que terminó en la cárcel.

Otra de las singularidades de este noviembre quemado por el virus era una dedicatoria genérica a Lope de Vega. Sergio Peris-Mencheta tenía que haber presentado esta noche su “Castelvines y Monteses”, una revisión lopesca del mismo cuento que sirvió como base a Shakespeare para escribir “Romeo y Julieta”. Y también estaban “Querella de Lope y las mujeres” y “Lope y sus doroteas”.

El ciclo Escena Avilés tiene programado para el día 4 de diciembre, es decir, fuera del confinamiento perimetral de Avilés a día de hoy, “Dribbling”, otro estreno nacional, en este caso, de Ignasi Vidal –un director conocido de sobra por los avilesinos– y con Nacho Fresneda como protagonista.

“Juana”

Danza. La actriz Aitana Sánchez-Gijón baila un espectáculo dirigido y coreografiado por Chevi Muraday. En él explica las vidas de Juana de Arco, Juana la Loca, la Papisa Juana, Sor Juana Inés de la Cruz o, la más contemporánea, la dirigente comunista fallecida en 2013 Juana Doña. 

Aitana Sánchez-Gijón. | Miki López

“Castelvines y Monteses”

Lope desconocido. Sergio Peris-Mencheta dirige “Castelvines y Monteses”, una versión de Lope de Vega del mismo cuento con que William Shakespeare compuso “Romeo y Julieta”, una función que tenía que haberse representado el día 20 y que pasará a 2021. 

Sergio Peris-Mencheta. | M. V.

“Doña Rosita, anotada”

Programa doble. El “Off Niemeyer” programó el drama “Sueños y visiones de Rodrigo Rato” (coescrita por Pablo Remón y Roberto Martín Maiztegui). Al día siguiente, el auditorio tenía que haber acogido “Doña Rosita, anotada”, la primera dirección escénica ajena al dramaturgo que empezó a hacerse grande en Avilés.

Pablo Remón. | J. R.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats