Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los camellos se suben al belén del Reloj

La artista Rosa Somoano ultima el nacimiento al aire libre, con novedades por el covid: “Quizá ponga mascarillas en las figuras”

Rosa Somoano, junto a los nuevos camellos, en el taller en el que prepara el belén de la Torre del Reloj. | Ricardo Solís

Rosa Somoano, junto a los nuevos camellos, en el taller en el que prepara el belén de la Torre del Reloj. | Ricardo Solís

La Navidad en Luanco no sería lo mismo sin el nacimiento al aire libre de la Torre del Reloj que año tras año expone la artista local Rosa Somoano. El virus y su impacto no han conseguido frenar a Somoano, que no solo volverá a colocar su instalación en el

“Este año habrá tres camellos con regalos. Como me temo que, tal y como están las cosas, no habrá cabalgata, decidí ampliar el belén por los chiquillos, para que vean que los Reyes Magos van a llegar igual”, señala la artista local. Pero la incorporación de los animales no será la única novedad del nacimiento de Somoano. Sopesa colocar mascarillas a las figuras del nacimiento para involucrarlas más a la ciudadanía en el ambiente poscovid.

“Pensé en hacer alguna referencia a la pandemia porque afecta a todo el mundo e incluso llegué a probar las mascarillas, aún no sé lo que haré. En el caso de decidirme, no cuesta nada, eso es un momento”, señaló Somoano.

Varias figuras del nacimiento a tamaño natural.

La luanquina no se imagina una Navidad sin el nacimiento. “Tenemos que seguir ilusionándonos y necesitamos luces de Navidad por las calles y que iluminen más. Ya estamos bastante afogaos por las mascarillas y también por esta situación en general”, apunta la artista local, que mantendrá la esencia de años anteriores en su obra de arte navideña. El nacimiento luanquín tiene un marcado acento marinero, con aparejos de pesca incluidos, y está compuesto por figuras a tamaño natural.

Estas últimas semanas, la artesana ultima los detalles previos a la instalación. Acude casi a diario a la Torre del Reloj cuando pasea por Luanco y se detiene para ubicar cada una de las figuras. Con las ideas en la cabeza, acude a la antigua sede de la Caja de Ahorros de Asturias para remozar las piezas dañadas y crear otras nuevas.

Familiares y amigos le organizaron el verano pasado un cariñoso homenaje por su entrega y dedicación a la villa. Además de animar la Navidad en Luanco con su belén a tamaño natural, Somoano pinta, escribe y participa en todas aquellas actividades que se le presentan por delante. Durante 19 años realizó las diferentes escenas que se representaban ante la catedral de Oviedo y desde 200 se afana en las de la Torre del Reloj. Es una incombustible a la que ni el virus ha frenado.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats