Una dotación de Bomberos de Asturias y una ambulancia se han desplazado pasadas las diez de la noche a la calle Juan XXIII de Avilés para auxiliar a una vecina que se había quedado encerrada en su domicilio, sin que por el momento hayan trascendido más datos sobre las circunstancias de la mujer.

Una patrulla de la Policía Local colaboró regulando el tráfico en la zona en tanto que se avanzaba en el operativo y para facilitar el trabajo de la grúa de Bomberos.

En pleno toque de queda, sin apenas vecinos en la calle, la intervención generó gran expectación en el barrio.