Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fallece Ángel Fernández, fundador de la inmobiliaria Maspalomas

El empresario avilesino de raíces lucenses se inició en el sector como comercial y auxiliar clínico

Por la izquierda, Pedro Acevedo, Ángel Fernández, Jaime López y Carlos Guardado, en una imagen de archivo. | LNE

Por la izquierda, Pedro Acevedo, Ángel Fernández, Jaime López y Carlos Guardado, en una imagen de archivo. | LNE

Ángel Fernández Ferreiro.

Ángel Fernández Ferreiro, que fundó en 1970 la Agencia Maspalomas, falleció en su casa de Castrillón. Se lo llevó un cáncer de pulmón de largo recorrido y penoso desenlace el pasado jueves a final de la tardes. La iglesia del Carmen de Salinas acoge esta tarde su funeral (16.00 horas). La familia ha decidido incinerar sus restos mortales en el Tanatorio de Avilés. Deja dos hijos –que le han dado relevo al frente de la compañía– y también dos nietos.

Tenía 71 años, había nacido en el municipio lucense Nadela, en la provincia de Lugo, a pocos kilómetros de la capital gallega. Desde muy niño vivía en Avilés. Su padre era ferroviario y la familia se estableció en la calle Rivero, en una de las travesías. Allí era conocido como Ángel “El Gallego”, precisamente.

Formó pandilla con otro empresario recientemente fallecido –Pedro Acevedo–. Los dos, con los años, se dedicaron a lo mismo: Fernández, en Maspalomas; Acevedo, en Regueras, dos de las empresas del sector inmobiliario más respetadas de la región.

En la calle Rivero conoció a su mujer, a María Antonia Gutiérrez. Los dos tuvieron dos hijos (Ángel y Mariola). Los dos son los que han heredado la dirección de la agencia que cuenta ahora con tres delegaciones: dos en Avilés y la tercera, en Piedras Blancas, en Castrillón. En el concejo vecino es donde Ángel Fernández Ferreiro también tenía otro negocio: la Gasolinera AG (iniciales de su esposa), junto al campo de Ferrota.

El empresario fallecido y su esposa eran mucho de viajar y de disfrutar a fondo de la vida (practicaba el esquí en el Pajares, pero también en los Pirineos). Junto a Acevedo, y también con Carlos Martínez Guardado y Ana Cobas, salían de Asturias buscando las mejores mesas y manteles. A Cobas también se la llevó el mismo tipo cáncer: de pulmón. Y Fernández Ferreiro pertenecía a la cofradía del Colesterol. De hecho, la agrupación festiva mostró ayer la tristeza por la pérdida de su activo componente.

El empresario Ángel Fernández Ferreiro fue un hombre que se había hecho a sí mismo: empezó vendiendo pisos hace medio siglo, de allí pasó a la creación de la Agencia Maspalomas, el buque insignia de sus negocios. Durante unos meses, que coincidieron con la inauguración del Hospital San Agustín (que fue en 1976) combinó su labor comercial con la de auxiliar clínico.

Compartir el artículo

stats