La nueva temporada de teatro en Avilés comienza el próximo día 9 de enero, justo después de Reyes, con un estreno nacional: “Diva”, un espectáculo entre musical y teatral a cargo del célebre Albert Boadella, que lleva unos años mezclando ópera y arte dramático. Con María Rey-Joly se rendirá a María Callas, la diva primigenia. Y todo esto sucederá si no se vuelven a imponer restricciones sanitarias en este año de restricciones y restricciones.

Y si comenzar a lo grande es imagen de la ambición de los programadores del teatro Palacio Valdés y del Niemeyer al alimón –el ciclo Escena Avilés funciona parejo desde 2013 finamente–, no lo es más el número de actores y directores grandes que visitarán este invierno la ciudad: Juan Diego Botto con su “Una noche sin luna”, bajo las órdenes de Sergio Peris-Mencheta; Ana Belén, en “Eva contra Eva”, en un drama de metateatro dirigido por Sílvia Munt o uno de los hombres más prestigiosos de la escena independiente nacional desde hace décadas: Paco La Zaranda, que viene a estrenar función al sitio que se ha hecho grande con los estrenos: el Palacio Valdés. Además, debutarán sobre la escena María Galiana y Emilio Buale. Lo harán ambos bajo la batuta de Magüi Mira, que es fija de la programación teatral avilesina desde hace más de tres décadas (primero como actriz y últimamente como directora y adaptadora). La obra se llama “El abrazo” y la firma Christina Herrsgröm, que es una dramaturga muy apegada a la huella de August Strindberg.

El Niemeyer, sin embargo, no se queda atrás. Recupera la dos veces suspendida “Mauthausen: la voz de mi abuelo”, con Inma González. Un drama en el que la actriz recupera el pasado familiar en forma de monólogo trágico.

Otro montaje que se recupera es “Querella de Lope y las mujeres” que dirige el asturiano Ernesto Arias (13 de febrero) que una semana después (19 de febrero) saldrá a escena para hacer “Lope y sus doroteas”, una recreación que hace Ignacio Amestoy de la vida del Fénix de los Ingenios y de sus amores con la actriz Elena Osorio. Arias estará acompañado por otra asturiana: Lidia Otón. La programación de este invierno cuenta también con un espectáculo de formato juvenil (“Fortunata y Benito”) que ha escrito Laia Ripoll, una de las dramaturgas incluidas en el programa Storywalker de Llaranes.

Los clásicos de la escena de esta temporada tienen en la nueva versión de “Las criadas” su ejemplo primordial. La tragedia de Jean Genet la dirige Luis Luque –otro de los fijos de la escena avilesina– y es una versión de Paco Bezerra, que es otro de los dramaturgos de Stroywalker. Ana Torrent y María Pujalte son las protagonistas.

La programación se completa con dos estrenos más, ambos incluidos en el ciclo Hecho en Asturias. El primero corre a cargo de la compañía Teatro del Cuervo y con la dirección de Sergio Gayol. La obra la firma Victoria Álvarez Museti y cuenta con el propio Gayol como interprete. El otro espectáculo del ciclo Hecho en Asturias es “La senda que deja el aire”, de Cristina Pérez, con Charlotte Brönte y Jean Rhys de fondo y con la dirección de la propia Pérez, pero también de Jorge Moreno.

El ciclo de invierno, el de la pandemia, el gel de manos y la mascarilla, cuenta con una nueva edición del clásico “Música en escena”. La Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias (OSPA) tomará el escenario del Auditorio de la Casa de Cultura el 25 de febrero para interpretar el programa “Iviernu IV”, con Eva Meliskova al violÍn bajo la dirección de Lina González-Granados.

Películas infantiles y conciertos

El Centro Niemeyer propone trece nuevas actividades y una ampliación de horarios de las ya programadas. Del 21 de diciembre al 7 de enero la programación cultural se reforzará con las películas infantiles: “El viaje de Chihiro”, el lunes 28 de diciembre, y “La llamada de lo salvaje”, el 4 de enero, ambas a las 19.00 horas.

Además acogerá las proyecciones de “50 primaveras”, lunes 21; “Little monsters”, martes 22; “Qué bello es vivir”, miércoles 23; “Que suene la música”, martes 29; “Capitana Marvel”, domingo 3 de enero; “Ant-Man y la avispa”, martes 5; “Todo pasa en Tel-Aviv”, miércoles 6, y “Uno para todos”, jueves 7.

El sábado 26 a las 20.00 horas, la proyección será un concierto del género “KPop” (música popular coreana). Se grabó en el estadio del campeonato mundial de fútbol de la ciudad surcoreana de Gwangju que contó con algunos de los grupos más afamados de este género musical.

Otras proyecciones musicales previstas son el miércoles 30 a las 20.00: el último concierto de Leiva antes de la irrupción de la crisis sanitaria y que lleva por título “Madrid nuclear”. Y, además, del musical “Calle 42”, previsto para el próximo 2 de enero. Todo esto se suma a las películas “Zombi child” (jueves 17), “A media voz” (domingo 20) y “El reflejo de Sibyl” (domingo 27), todas ellas a las 20.00 horas.