Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El recorte de cupos pesqueros resta 5,5 millones de ingresos a la flota cantábrica

“Amenazaron con dejarnos ciegos y como solo quedamos tuertos se supone que debemos dar gracias”, critica el presidente de las cofradías

Un pescador embarcado en un arrastrero mira por la borda de camino al caladero. | Ricardo Solís

Un pescador embarcado en un arrastrero mira por la borda de camino al caladero. | Ricardo Solís

El tijeretazo que los ministros europeos de pesca acordaron dar a los cupos de varias especies para 2021 restará 5,5 millones de ingresos a las flotas de la Cornisa Cantábrica, entre ellas la asturiana.Ese es el impacto estimado que tendrá en las economías de los puertos del norte y noroeste peninsular

La bajada de los cupos de esas cinco especies oscila, según los casos, entre el 5 y el 20,2 por ciento. En términos cuantitativos, el recorte implica dejar de pescar 1.058 toneladas. Esos kilos que se quedarán en el mar, valorados al precio medio del último año con datos comerciales completos (2019), tendrían un valor en caso de llegar a comercializarse de 7,49 millones de euros. La caída de ingresos más sustancial se notará en las ventas de pixín (reducción estimada de ingresos por valor de 3,4 millones) y lenguado (1,68 millones menos).

Para completar la ecuación de la merma económica que sufrirán los pescadores de los puertos cantábricos con el modelo de cupos aprobado para el año que viene sería preciso añadir la “buena noticia” llegada de Europa: el incremento en un 3,5 por ciento de las posibilidades de pesca de bocarte (29.700 toneladas para España durante 2021 frente a las 28.702 toneladas concedidas en 2020). Esta mejora del cupo de bocarte se traduce económicamente –según los mismos parámetros antes considerado– en 1,99 millones más de “ganancia” para los pescadores. La diferencia absoluta, por tanto, es de 5,5 millones, dinero que no llegará al bolsillo de los armadores y pescadores.

Todo lo anterior aún podría ser peor en función de cómo finalicen las negociaciones con Reino Unido para la marcha de los británicos de la Unión Europea. Debido a la incertidumbre reinante, los ministro de Pesca reunidos este mes acordaron fijar unos TAC orientativos de especies como la merluza de caladeros comunitarios, la bacaladilla, el chicharro (jurel), la xarda (caballa) y la raya. La premisa ha sido mantener los cupos del año pasado, pero sin garantías de que los mismos se puedan mantener para todo el año si Reino Unido “rompe la baraja” negociadora en materia de pesca.

Descarga de pescado en la lonja de Avilés. M.V.

El presidente de la federación de cofradías de pescadores de Asturias, Adolfo García Méndez, se hace eco del malestar reinante en todos los puertos de la región, donde en los últimos días no se ha hablado de otra cosa que el nuevo tijeretazo que ha dado Bruselas a los cupos: “Se ha puesto mucho el foco en el recorte del cupo de merluza, para la que se proponía una rebaja del TAC del 12 por ciento; finalmente fue del 5 por ciento y oyendo hablar a nuestro Ministro de Pesca parecía satisfecho. Los pescadores no estamos en absoluto contentos; esto ha sido como si te amenazan con dejarte ciego, y como al final solo quedamos tuertos deberíamos dar gracias. Pues no hay nada que agradecer, muy al contrario. No tiene un pase que después de años sometidos a un plan de explotación de la merluza que nos obligó a hacer grandes esfuerzos, Europa siga recortando el cupo de la especie. Desde 2014 llevamos acumulada una pérdida de cupo del 50 por ciento, y desde luego no es porque no haya pescadilla en la mar”.

Las menores posibilidades de pesca de merluza de la flota asturiana dañan por igual a todas las artes (arrastre, volante, pincho y otras menores), pero según el presidente de las cofradías asturianas “nadie se libra de la generalización de recortes en el resto de especies”.

A diferencia de los pescadores asturianos, al comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevicius, aún le pareció poco el tijeretazo dado a los TAC pues señaló durante su intervención que “lamentaba” que los ministros europeos se alejasen de los dictámenes científicos –favorables a mayores recortes– tanto en el caso del Atlántico como en el Mediterráneo.

Inquietud por el impacto del Brexit en la pesca: “Los antecedentes con otros países son pésimos”

Un Brexit duro, o sea “a la brava”, podría ser “catastrófico” para la pesca asturiana. Es lo que cree el presidente de la federación de cofradías de pescadores de Asturias, Adolfo García Méndez, y lo que a toda costa tratarán de evitar los negociadores europeos. Pero los indicios de cómo marcha el diálogo entre la Unión Europea (UE) y Reino Unido “obligan a ser recelosos”, apuntan los interlocutores pesqueros. García Méndez refiere que “los antecedentes históricos con países que van por libre en su gestión pesquera, como Islas Feroe, son desastrosos porque rompen las reglas del juego y complican el cumplimiento de la regla del rendimiento máximo sostenible”. La patronal pesquera española, Cepesca, ya dejó claro el mismo día que trascendió el acuerdo de cupos para 2021 que la situación de “transitoriedad” adoptada para las cuotas de capturas compartidas con Reino Unido “mantiene a la flota de Gran Sol con una gran incertidumbre. Además, es muy probable que el 25 por ciento de la cuota de rape asignado para el primer trimestre sea insuficiente para la flota”. Sobre el 25 por ciento de capturas autorizado para el primer trimestre de 2021 de aquellos stocks compartidos con Reino Unido, cabe destacar que la cuota de merluza de Gran Sol –donde faenan barcos asturianos– será de 4.667 toneladas; la merluza del golfo de Vizcaya, de 3.249 toneladas; el chicharro de la zona VIIIc (la de interés para Asturias), 6.509 toneladas; y la caballa de las zonas VIIIc y IX, 22.558 toneladas.

El sector pesquero español critica que la Comisión Europea “está a punto de sacrificar y traicionar a la industria pesquera de la Unión Europea en las negociaciones con el Reino Unido sobre el Brexit”. Por ello, la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores y la Cepesca han exigido a la Comisión Europea en un comunicado conjunto “que cumpla con el compromiso adquirido con este sector en el mandato otorgado al negociador jefe de la UE, Michel Barnier, porque, de lo contrario podría significar la sentencia de muerte para gran parte de esta industria”.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats