Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Avilés, Oviedo y Gijón pronostican que 2021 será el año de la recuperación económica

“Las heridas tardarán en curar y las cicatrices serán profundas”, según la presidenta de la FACC lMonteserín ve una “lección colectiva” en la crisis

El teatro Palacio Valdés, mazapanes y la Foncalada, protagonistas del brindis telemático con el que los alcaldes de Oviedo, Gijóny Avilés han cerrado el año Amor Domínguez

Fin de año. Fin de penas. Fin de tormentas sin tregua. Ese podía ser el pensamiento coincidente de los regidores de Avilés, Oviedo y Gijón, reunidos ayer de forma telemática, como consecuencia de la pandemia para celebrar un encuentro asentado en el tiempo que sirve para festejar –al menos así había sido hasta ahora– el cierre del ejercicio y la unidad del municipalismo en la región. “Deja poco que celebrar y mucho que desear”, fue el tajante mensaje de la alcaldesa de Gijón, Ana González. La anfitriona, Mariví Monteserín, realizó una valoración mucho más optimista, hacia los nuevos desafíos que se plantean tras la pandemia:

Proximidad al ciudadano

La cita contó también con la participación de la presidenta de la Federación Asturiana de Concejos, Cecilia Pérez, quien destacó la importante labor realizada por los ayuntamientos durante la crisis sanitaria. “Ha sido un año para olvidar, las heridas tardarán en curarse y las cicatrices que ha dejado “serán profundas y duraderas”, subrayó, “pero estos meses han demostrado que los ayuntamientos son la administración más cercana y ha quedado patente la importancia de ese papel de proximidad al ciudadano”.

Mariví Monteserín que excusó no poder aplaudir las intervenciones de sus compañeros por tener un brazo escayolado deseó, como objetivo a cumplir en 2021, la búsqueda de “una nueva Europa” con un nuevo planteamientos sobre la realidad del mundo de la crisis que se está gestando. “Cuando comenzó 2020 estaba marcado en la agenda política como el año de cambio de Europa, el del final de la estrategia para superar la crisis de 2008 y subsanar los defectos del modelo de crecimiento”, aseveró. Pero la realidad es que “nadie esperaba una pandemia” y las consecuencias que ha tenido: “El covid es el drama de este siglo y una de las crisis más profundas que hemos tenido en estas dos décadas, que pone en evidencia, a su vez, la oportunidad de transformar modelos productivos y sociales”, agregó.

Esfuerzo municipal

Canteli ve una esperanza en el inicio de las primeras vacunaciones contra el covid aunque, advirtió, “aun no hemos vencido al virus”. Desde la perspectiva del alcalde de Oviedo, a grandes crisis, grandes soluciones y, en este momento, “la unión hace la fuerza”, dijo sobre la importancia de trabajar desde el ámbito del municipalismo. El ambiente de cordialidad en el que discurrió el encuentro navideño sirvió al regidor ovetense (PP) para lanzar también un mensaje a sus homónimas de Avilés y Gijón (ambas del PSOE): “No renunciaremos a nuestro papel como capital y nunca eludiremos tampoco nuestra responsabilidad como tal”. Y aprovechando su intervención lanzó también un mensaje para las administraciones central y autonómica para recabar nuevos apoyos en el camino de la recuperación económica. “Los ayuntamientos venimos soportando un elevado coste en esta crisis”, apuntó.

Ninguno de ellos aludió a la realidad de que solo Avilés ha presentado anteproyecto de presupuestos para el próximo año, mientras que Oviedo y Gijón encaran el 2021 en prórroga presupuestaria. Ana González habló, por su parte, del año que queda por delante como “un ejercicio lleno de posibilidades, el del inicio del fin de la pandemia”, concluyó diciendo.

“El mundo cambia y debemos ser protagonistas de ese cambio, esa es la esencia de la política”. Monteserín ve en 2021 el año de la recuperación, “con la esperanza de que esta crisis sea una lección colectiva de transformar la realidad del mundo”. Desde la capital del Principado, Alfredo Canteli confió “en tiempos mejores” frente al doliente presente que deja sobre la mesa

tres deseos coincidentes en los alcaldes: que 2021 sea el año del fin de la pandemia, que la unidad del municipalismo asturiano perviva y que las administraciones asuman esta lección para impulsar un mundo “más cercano, más social y más humano”.

La historia del Palacio Valdés, las casetas de San Lorenzo y la Foncalada como obsequios

Con 24 horas de retraso sobre las fecha prevista inicialmente, los alcaldes y alcaldesas de las tres grandes ciudades asturianas, Mariví Monteserín (Avilés), Ana González (Gijón) y Alfredo Canteli (Oviedo), pudieron celebrar el tradicional brindis de fin de año, con intercambio de presentes incluido –este año desde la distancia–. A Mariví Monteserín, como anfitriona de esta edición le correspondió dar a conocer los regalos que les habían llegado de las otras dos ciudades asturianas.

Desde Avilés viajó a la capital del Principado y a la vecina Gijón el libro de la historia del teatro Palacio Valdés, donde el avilesino Juan Carlos de la Madrid resume el centenario del odeón local, que publicó en varias entregas dominicales desde el pasado febrero en LA NUEVA ESPAÑA y que se puede adquirir en los quioscos junto a la edición avilesina de este diario. Monteserín acompañó este capítulo de la historia de la ciudad –”que no hemos podido celebrar como queríamos– con unos mazapanes de una conocida bombonería de Villalegre.

Ana González envió una carpeta institucional con unas fotos de la playa, de la zona rural del concejo y de la Casa Consistorial junto con unas casetas en miniatura de San Lorenzo con dulces navideños. Y el alcalde de Oviedo obsequió a sus homónimas también con una miniatura, pero en este caso un bronce de fuente de la Foncalada, emblema del Prerrománico. La primera en alzar la copa junto a los portavoces de la Corporación fue Mariví Monteserín, arropada también por el regidor de Illas, Alberto Tirador. Fue entonces cuando explicó el porqué de su brazo en cabestrillo: “Ayer me caí y me rompí una muñeca”.

Compartir el artículo

stats