El gobierno municipal materializó ayer a las 15.00 horas el despido de tres trabajadoras con más de dos décadas de antiguedad en el Ayuntamiento y “con tres sentencias que impiden sus despidos”, en palabras de Fernando Garrido, uno de los portavoces de los sindicatos municipales convocantes de la jornada de huelga en la administración local, y encargado de leer el manifiesto en repulsa a los despidos de las tres mujeres.

Los trabajadores aseguran que hubo “un 65 por ciento de seguimiento”. El gobierno, lo baja al 8. La divergencia de las cifras, según los socialistas, es que “según los datos reportados por los servicios fueron a la huelga 40 personas”. Y la plantilla es de 550. Los sindicatos señalan que la Policía Local no puede hacer huelga (algo más de cien personas) y ayer “se prohibió el teletrabajo”. “Hemos acudido por cada centro de trabajo y hemos contado las ausencias”, determinaron.

Frente a esto, los trabajadores municipales quisieron demostrar su repulsa por los ceses de las tres mujeres (sus puestos han sido ocupados por funcionarios y el gobierno local cree aceptable su argumentación objetiva: no hay dinero para doblar personal). Las cerca de 80 personas concentradas a la hora del telebrindis municipal gritaron: “Alcaldesa, cumple las sentencias” y “Raúl [edil de Personal], vete tú”.